Archivo de la etiqueta: pasión

Época de cambios

No hay nada más permanente que el cambio. Salir de la zona de confort. Son frases que he escuchado y me han acompañado durante mucho tiempo. Ahora, de una manera mucho más tranquila y natural de lo que jamás hubiera pensado, ha llegado Against The Tideel momento de afrontar un nuevo desafío, de un nuevo reto que me exija dar de mí todo lo que pueda llevar dentro. Cambio de ciudad, cambio de funciones, cambio de vida.

Si algo es común a todos estos momentos trascendentales que hemos ido viviendo durante estos años, es la intensidad y el elevado nivel de consciencia que tenemos en la antesala del momento de producirse. En esos momentos recuerdo lo que había leído hace años de Eduard Punset, relacionado con que la felicidad es lo que sientes antes de alcanzar la meta, de producirse el hecho ansiado. Creo que la analogía aquí es más que procedente.

La fuerza del cambio tiene que estar sustentada sobre la ilusión y pasión depositada, asociada a la creencia de la verdad que existe en el propio proyecto. Estos ingredientes me son de utilidad tanto en los momentos previos al cambio así como también a medio plazo, cuando la motivación cortoplacista que reside en “lo nuevo” se haya desvanecido.

Arriesgar, tomar decisiones, desarrollar una visión global, implicarse y estar alineado en la orientación a objetivos son cuestiones -al menos en mi caso- capitales para poder desarrollar un proyecto honesto, abarcable y realizable. A partir de ese punto, todo es cuestión de construir los medios desde la honestidad y recursos disponibles.

 

__________________________

Foto: Andrew J. Cosgriff , distribuida bajo licencia CreativeCommons.

3 comentarios

Archivado bajo Estrategia, Liderazgo, Recursos Humanos

La pasión es la clave del éxito

Escuché hace ya algunos años que “al final siempre terminamos haciendo lo que tenemos en el corazon“, y con el paso del tiempo voy comprobando que esa frase un tanto ñoña y puede que algo infantil se mantiene como uno de los principios universales del ser humano. Somos seres profundamente emocionales. Realmente son el motor de nuestros actos, son los que nos proporcionan la energia para recorrer los caminos y los que nos permite discriminar entre las opciones que se nos plantean, si es que nos tomamos el tiempo y la calma para escucharnos. Posteriormente utilizaremos la razón para justificar nuestra decisión.

A lo largo de nuestra vida, en los diferentes entornos, mantenemos una tendencia natural al mimetismo y a la adaptación con el entorno, en busca de las zonas de confort donde establecernos, dictada por la voluntad que nos pide economizar el consumo de recursos a lo imprescindible. Por eso tememos los cambios y tememos lo nuevo, sin considerarlas en un primer momento como retos u oportunidades interesantes, simplemente porque nos obligan a reacondicionarnos bajo nuevas condiciones de contorno y a realizar sobreesfuerzos. Únicamente cuando nos apasiona algo somos capaces de romper con estas rutinas y desear afrontar los nuevos desafíos.

En el ámbito laboral también sucede lo mismo, y por eso tantas veces los resultados obtenidos se encuentran en la ámbito de lo prescindible. La diferencia entre un trabajo corriente y uno extraordinrio reside en la pasion, éste es el elemento que proporcionará el salto hacia la excelencia. No se trata de una condicion suficiente, pero es evidente que sin ella los resultados serán pobres.

Por ello, a la hora de poner en marcha un proyecto es clave contar con miembros del equipo que realmente crean en ellos y que puedan ser difusores de esa magia al resto del equipo, como mecanismo indispensable para potenciar las capacidades de todos ellos y actuando de red para los momentos de dificultades que, como ocurre en todos los momentos, se producirán con relativa regularidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Gestión del conocimiento, Liderazgo, Recursos Humanos