Archivo de la etiqueta: Liderazgo

Zombies en el entorno laboral

Hace un tiempo me compré un juego de mesa que consiste en tratar de escapar de una gran horda de zombies que mueven de forma parsimoniosa los contrincantes con el fin de perseguirte con paso lento y a veces de forma errática, pero sin otro objetivo real que estar ocupando casillas e inundar el tablero.

Mirando a nuestro alrededor, en nuestro entorno nos encontramos rodeados de personas que se limitan a ocupar ese espacio y no avanzar más que una casilla en cada turno, evitan tomar riesgos y se limitan a obeceder y a acatar lo que sus superiores le dictan.

Desde los primeros momenos de mi vida laboral, tuve claro que solamente a través de la verdadera implicación consciente e identificación con la empresa es posible salir de ese encorsetamiento y poder desarrollar cosas nuevas y diferentes. Para mí son ingredientes fundamentales que deben existir en cualquier equipo de trabajo, la implicación y el entusiasmo, ya no sólo porque sin ellos no se podrá lograr la consecución de objetivos, sino porque también sin ellos no se desarrollará un pensamiento crítico y una curiosidad que permita establecer las bases de la germinación y desarrollo de nuevas ideas.

Muchas veces, ante estos escenarios que se nos presentan, nuestra respuesta suele ser que “no va a servir de nada”, “yo no tengo imaginación”, “el día a día me puede”, o  “total, qué más da si no va a funcionar”, y nos quedamos sentados en nuestro sitio haciendo nuestras tareas más o menos rutinarias. Tenemos la tendencia a pensar que el salir de nuestra zona de confort significa hacerlo cambiando de empresa, de ciudad o incluso de sector, pero no siempre es así; significa estudiar nuevas funciones, nuevos servicios y nuevas formas de hacer.

La posibilidad del fracaso como consecuencia de esta labor de desarrollo es consustancial al propio proceso, hay que convivir con ello y evitar que suponga un freno a nuestra labor. El funcionamiento de la industria farmaceutica es paradigmática en este sentido; investigan, desarrollan y registran una cantidad ingente de nuevos fármacos de los que solamente una cantidad muy límitada serán un éxito y permitirán compensar las inversiones de todo el sistema. La analogía con nuestro entorno es bien clara e inmediata, solamente con un trabajo constante de experimentación, desarrollo, sistémico y sistemático podremos acumular un suficiente número de fracasos que nos permitan alumbrar el éxito que tanto ansiamos.

Además, los fracasos obtenidos sólo los debemos considerar como tales cuando no realizamos un ejercicio de análisis de sus causas y circunstancias. Éste es un punto clave en todo el proceso, el estudio de las entradas, salidas y conexiones intermedias del proceso que nos va a permitir ampliar nuestro know-how y, por tanto, mejorar las condiciones de contorno, hipótesis y variables que intervienen. Ante cada nuevo fracaso, el éxito está más cerca.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Creatividad, Estrategia, Liderazgo

El liderazgo como consecuencia natural de nuestra actitud

 

“El general que avanza sin ambicionar la fama y que se retira sin temer la desgracia, cuyo único pensamiento es proteger a su país y hacer un buen servicio a su soberano, es la joya del reino.

Considera a tus soldados como a tus hijos y te seguirán hasta los valles más profundos; considéralos como a tus queridos hijos y estarán a tu lado hasta la muerte”. (Sun-Tzu. “El arte de la guerra”)

Deja un comentario

Archivado bajo Liderazgo

Cómo motivar a tu equipo

En diferentes post hemos hablado sobre diferentes aspectos que rodean al trabajo en equipo, la motivación y el liderazgo. Incido en este tema para compartir un post que he leído de Bob Sutton, profesor de la Universidad de Stanford, en el que publicó un “dodecálogo” sobre las características o principios fundamentales que debe reunir un buen jefe, y que posteriormente Guy Kawasaki recogió en su libro “El arte de cautivar”. A continuación lo comparto con vosotros:

  1. Tengo una idea deficitaria e incompleta de lo que se siente al trabajar para mí.
  2. Mi éxito – y el de mi equipo- depende en buena parte  de ser el dueño de cosas evidentes y prosaicas, no de ideas o métodos mágicos, ocultos o rompedores.
  3. Es fundamental tener ambiciones y objetivos bien definidos, pero pensar mucho en ellos no sirve de nada. Mi trabajo consiste en centrarme en las pequeñas victorias que permiten a mi gente progresar un poco cada día.
  4. Una de las partes más importantes y difíciles de mi trabajo es mantener el delicado equilibrio entre ser demasiado firme y no serlo lo suficiente.
  5. Mi trabajo es hacer de escudo humano para proteger a mi gente de las intrusiones, las distracciones y la idiotez externas…, y también para evitar imponerles mi propia idiotez.
  6. Me esfuerzo por tener la suficiente seguridad para convencer a la gente de que estoy al mando, pero también la suficiente humildad para darme cuenta de que a menudo voy a equivocarme.
  7. Aspiro a luchar como si tuviera razón y a escuchar como si me estuviera equivocando, y a enseñar a mi equipo a hacer lo mismo.
  8. Una de las mejores pruebas de mi liderazgo – y de mi organización- es ¿qué ocurre después de que se comete un error?
  9. La innovación es crucial para cualquier equipo y organización, de modo que mi trabajo es animar a la gente a generar y probar todo tipo de ideas nuevas. Pero mi trabajo también es ayudarles a rechazar todas las malas ideas que generamos, y también la mayoría de las buenas.
  10. Lo malo tiene más fuerza que lo bueno. Es más importante eliminar lo negativo que acentuar lo positivo.
  11. Cómo lo hago es tan imputable como qué hago.
  12. Por el hecho de ejercer el poder sobre los demás, corro el grave riesgo de actuar como un cabrón insensible, y de no darme cuenta.

¿Qué otros puntos añadiríais a este “manifiesto”?

Deja un comentario

Archivado bajo Liderazgo, Recursos Humanos

Claves de liderazgo

Un líder produce resonancia, es decir, el clima positivo indispensable para movilizar lo mejor del ser humano. El líder expresa sinceramente sus propios valores y sintoniza con las emociones de las personas que le rodean” (Royatzis, Goleman, McKee).

Esta definición sintetiza todas las aptitudes y conductas que debe reunir un verdadero lider: honestidad en los planteamientos, implicación con una idea y proyecto, pasión y convencimiento en que se puede cambiar el mundo, y conectividad directa natural con las personas que lo rodean para poder transmitirlo. De esta manera podrá generar esa resonancia que impulsa y potencia lo mejor de los demás, pudiendo trascender sobre el plano racional e incluso emocional de los colaboradores, generándoles una huella imborrable que los hace participes y coautores del proyecto, tomándolo como propio. Ese convencimiento de que ese proyecto “puede cambiar el mundo” (tal y como apunta siempre Guy Kawasaki o Steve Jobs) es fundamental para crear esa corriente que pueda vencer todos los obstáculos.

En esta línea se mueve Simon Senek, en su charla TED de cómo los líderes inspiran la acción:

Como líder inspirador contemporáneo el ejemplo de Steve Jobs es recurrente, tanto por lo cercano en el tiempo como por el impacto que el modelo Apple ha tenido (e inspirado) a nivel empresarial. Por esa razón conviene hacer un rápido repaso a los famosos siete principios fundamentales de Steve Jobs, que Carmen Gallo recoge en su libro “Los secretos de Steve Jobs”, que viene a redundar en lo comentado anteriormente:

  • Hacer lo que amas. La pasión es el motor de la creatividad y el salto diferencial que permite alcanzar cotas inigualables, y solamente se puede sentir pasión cuando realizas las cosas que realmente deseas.
  • Hacerse un hueco en el universo. Esa idea de cambiar el mundo es la que debe guiar los grandes proyectos. No conformarse con pequeñas victorias sino soñar con un objetivo utópico es el mensaje que se debe transmitir al equipo, de modo que se convierta en motor de la acción y permita sacar lo mejor de cada uno.
  • Pon en marcha tu cerebro. Desarrollar ideas y redes nuevas huyendo de lo establecido. Las soluciones obvias no contribuyen a lograr resultados disruptivos. Estudiar nuevas situaciones y ámbitos, buscar asociaciones fuera de la propia industria contribuirá al desarrollo de grandes innovaciones.
  • Vender sueños, no productos. En relación con lo comentado en el post anterior, es fundamental trascender del plano racional del usuario y considerar todos los aspectos relacionados con la transacción del producto dotándolos de entidad propia, de forma que se desapalanque el producto como único valor añadido. La experiencia Apple comienza desde la entrada en un Apple Store, continuando con el embalaje del dispositivo y llegando hasta el diseño de su último elemento invisible para el usuario (leer la biografía de Steve Jobs es clarificador en este sentido); todo esto hace que Apple no sea una marca de dispositivos electrónicos, es una fábrica de sueños.
  • Decir no a 1.000 cosas. Evitar el ruido y centrarse en la idea objetivo, huir de todo aquello que puede  distraer e interferir en la consecución de los objetivos planteados. Fijar el foco y evitar desviarse es crucial en este ámbito, centrarse y recordar la meta para poder optimizar los recursos disponibles en un único fin. Tan importante es lo que haces como lo que no haces para poder cambiar el mundo, porque siempre es mejor apostar todo en un proyecto para alcanzar la excelncia, que repartirlo entre muchos que llegan a la mediocridad.
  • Crear experiencias increíblemente grandes. Satisfacer las necesidades del mercado no va a cambiar el mundo, es necesario ir mucho más allá de lo que los clientes esperan tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. Ofrecer algo que los clientes no habían formulado de forma expresa para poder ofrecer un algo completamente nuevo; ésta es un medio para poder conectar emocionalmente con lo más genuino del ser humano. Estar pegado al mercado constantemente solamente permite innovaciones incrementales de lo ya existente, y eso no te hará un sitio en el universo ni cambiará el mundo.
  • Ser un maestro del mensaje. Transmitir el mensaje de lo creado es una parte fundamental para poder conectar con los clientes y culminar todo lo realizado. De poco vale desarrollar grandes proyectos si no se sabe poner en valor y transmitir adecuadamente. Ser impactante, dinámico e inspiracional es clave en este punto. Si no se emociona a la audiencia, todo lo invertido no habrá servido de nada.

Deja un comentario

Archivado bajo Estrategia, Liderazgo, Recursos Humanos, Videos

La vergüenza como miedo a la desconexión y al fracaso

Comparto estas charlas de la doctora Brené Brown en TED en las que el tema central gira en torno a la vergüenza y su papel clave en los diferentes niveles de relaciones, así como su dignificación y puesta en valor.

Además de la estructura de sus presentaciones, que me parece muy interesante – el cómo es capaz de mantener la atención de la audiencia durante los 20 minutos y cómo perduran los mensajes claves en nuestra memoria, sobre todo cuando trata como un tema de tanta densidad-, el contenido de las charlas son muy reveladoras. De cómo se puede entender la vergüenza y cómo puede girar en el entorno de la conexión social y la autoestima, así como todo esto encaja en el sentimiento de dignidad o autoestima. De cómo asumir las propias limitaciones puede contribuir a ese estado a través del reconocimiento de la propia vulnerabilidad.

En la segunda charla, dos años después, ahonda en el concepto de la vergüenza, de los roles establecidos y los miedos por las expectativas creadas, de cómo pueden llegar a paralizarnos.  También de que el éxito pasa necesariamente por la superación de fracasos, de arriesgarse, de lanzarse con pasión a proyectos, evitando que la vergüenza sea un freno que nos limite y mengüe nuestros sueños.

Se trata, en definitiva, de algunos rasgos comunes a muchas de las personas que son líderes de manera natural y que realmente marcan la diferencia. Normalmente no se trata tanto de una cuestión de capacidad o de suficiencia, sino más bien una entrega absoluta, de honestidad plena, de pasión incondicional.

Deja un comentario

Archivado bajo Creatividad, Liderazgo, Recursos Humanos, Videos