Archivo de la etiqueta: Internacionalización

Mecanismos en la internacionalización de las empresas

La crisis económica iniciada en el 2007 ha tenido una incidencia muy significativa en el sector de la ingeniería civil e infraestructuras del transporte, pasando de un presupuesto total de licitación de casi 45 mil millones €, hasta los escasos 6 mil millones € de 2012.

Licitación

Uno de los mecanismos desarrollados por el sector para tratar de amortiguar esta caída de la actividad interna ha sido su internacionalización, tratando de aprovechar su know-how en la ejecución obras que se están desarrollando en países emergentes de América Latina, Asia, Australia o Norte América. El volumen de negocio de las empresas constructoras en el exterior ha pasado de los 14 mil millones de euros entre 2009 (desarrollado por  647 empresas) a 20 en 2011 (731 empresas), lo que da idea de su creciente peso.

# empresas

%emp

∆ anual

#pers

%pers

∆ anual

V neg

%Vneg

∆ anual

2009

647

15,66%

 

      61.417

8,63%

 

      14.333.767

8,97%

 

2010

671

17,41%

3,71%

      68.293

9,55%

11,20%

      15.862.486

10,21%

10,67%

2011

731

17,48%

8,94%

      87.452

11,09%

28,05%

      20.363.706

10,27%

28,38%

Llevar a cabo este movimiento de internacionalización implica dar pasos previamente en la formalización de diferentes aspectos, ya que se trata de un proceso complejo que debe estar armonizado, documentado y justificado, no en vano se trata de integrar e implementar diferentes procesos transversales y estratégicos para la Organización, los cuales además deben dar cumplida respuesta a la diversa legislación aplicable en esta materia.

En este ámbito se encuentra la relacionada con la política de precios de transferencia entre entidades vinculadas, como es el caso. Así pues, el artículo 16 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba  el Texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, en su redacción dada por Ley 36/2006 (en adelante LIS) establece que las operaciones efectuadas entre personas o entidades vinculadas se valorarán por su valor normal de mercado y desarrolla los diferentes métodos de de determinación del valor normal de mercado, de acuerdo con lo establecido por la OCDE, ya sean calculados de forma directa (precio libre comparable, coste incrementado o precio de reventa) o de forma indirecta (distribución del resultado o del margen neto).

De forma complementaria, se dispone en el Real Decreto Ley 6/2010 de 9 de abril, por el que se modifican los apartados 2 y 10 del citado artículo y con lo dispuesto en el Real Decreto 1793/2008, de 3 de noviembre y en el Real Decreto 897/2010, de 9 de julio, por los que se modifica el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades aprobado por Real Decreto 1777/2004 de 30 de julio.

La normativa española, a raíz de las recomendaciones del Consejo Europeo sobre documentación de precios de transferencia, exige la preparación de la documentación de las operaciones entre partes vinculadas en dos niveles diferentes:

  • Información sobre el grupo de sociedades, también conocido como Master file, desarrollado en el artículo 19 del Real Decreto 1777/2004.
  • Información específica del obligado tributario, ó Specific File, desarrollado en el artículo 20 del Real Decreto 1777/2004.

Aunque el desarrollo de este proceso es conocido, en la práctica no siempre es desarrollado por razones de operatividad, operatividad o urgencia, lo que implica un desarrollo de una estrategia no suficientemente planificada sino al aprovechamiento de oportunidades no planificadas.

Deja un comentario

Archivado bajo Estrategia, Innovación

Mecanismos para evitar la doble imposición internacional

El fundamento de los mecanismos que se exponen a continuación obedecen a evitar que las rentas o dividendos tributen dos veces debido al origen de las actividades y situación de las empresas, sobre todo en el ámbito internacional, donde se da habitualmente el caso de que por sus actividades tributan en los países donde las desarrollan y, posteriormente, deberían tributar en España que es donde se encuentra la empresa matriz. En general se habilitan dos tipos instrumentos: las exenciones (denominado método de exención) y las deducciones (denominado método de imputación).

El método de exención consiste en que las rentas que recibe la empresa matriz de las sociedades del exterior no se integren en su base imponible. El objetivo, tal y como se ha mencionado en el párrafo anterior, es asegurar que estas rentas tributen únicamente en el país donde se han generado, evitando la doble tributación cuando se integre en la matriz.

En cuanto al método de imputación, en este caso las rentas de las sociedades del exterior sí se integran en la base imponible de la matriz, pero se habilita un mecanismo de deducción de su cuota íntegra para evitar la doble imposición. El valor de la deducción depende de la cuota de la matriz.

Estos dos métodos coexisten en la actualidad, siendo de aplicación sobre dividendos y rentas derivadas de la transmisión de participaciones en sociedades no residentes que cumplan determinados requisitos, así como para las rentas de fuente extranjera obtenidas a través de establecimientos permanentes. A continuación se muestra el mapa de instrumentos disponibles en este caso:

  1. Deducción por impuestos soportados.
  2. Deducción por dividendos y participaciones en beneficios.
  3. Exención por rentas obtenidas a través de establecimiento permanente.
  4. Exención por dividendos y plusvalías de fuente extranjera.

1.       Exención por rentas obtenidas a través de establecimiento permanente.

Tal y como se apuntó inicialmente, existe la opción de no integrar las rentas obtenidas por el establecimiento permanente (EP) en la base imponible. El carácter de EP viene dado por lo definido en los convenios de doble imposición (CDI) que España tiene suscritos con la mayoría de los países de la OCDE, y en caso de que éste no exista, se considera EP cuando se dispone de instalaciones o lugares de trabajo de forma continuada, esto es, que cuente con oficinas, talleres, almacenes, o en el caso de obras, instalación o montaje cuando éstas tengan una duración superior a los 6 meses.

Para poder aplicar esta exención, se debe cumplir lo siguiente:

  • La exención requiere que al menos el 85% de los ingresos del ejercicio corresponden con rentas empresariales obtenidas en el extranjero.
  • El EP no reside en un paraíso fiscal.
  • El EP ya ha sido gravado por un impuesto similar al IS en el país donde está operando.

2.       Exención por dividendos y plusvalías de fuente extranjera.

Tratándose de rentas generadas en la transmisión de participaciones en otras entidades no residentes, siempre resulta más ventajoso fiscalmente aplicar el régimen de exención cuando tales rentas son positivas y, por el contrario, integrarlas en la base imponible y no aplicar la exención cuando son negativas.

En el supuesto de dividendos de fuente extranjera igualmente es más ventajoso aplicar el régimen de exención, excepto cuando su distribución produzca un deterioro de la participación que sea deducible, o cuando existan bases imponibles negativas cuyo plazo de compensación esté próximo a vencer.

En cualquier caso, la opción elegida de tributación, exención o integración en la base imponible con derecho a deducción en la cuota, no puede ser rectificada con posterioridad en sentido contrario al elegido.

Si los dividendos o participaciones en beneficios procedentes de entidades no residentes que no cumplen los requisitos previstos para aplicar la doble imposición internacional, se evita mediante la aplicación de deducciones en la cuota.

Para poder beneficiarse de la exención en este caso, se deben cumplir las condiciones siguientes:

  • El porcentaje de participación sobre la filial debe ser de al menos el 5%, ya sea de forma directa o indirecta, y en el capital o en los fondos propios.
  • Esta participación debe mantenerse al menos durante un año de forma ininterrumpida.

3.       Deducción por impuestos soportados.

En este caso se evita que una misma renta obtenida por una sociedad en el extranjero sea gravada dos veces con un mismo tributo al ser trasladada a España. En este caso, la empresa matriz española integra la renta en su base imponible y puede deducirse de la cuota íntegra del impuesto de sociedades (IS) la menor de estas cantidades:

  • El importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero por razón de gravamen de naturaleza idéntica o análoga al IS.
  • El importe de la cuota íntegra que en España correspondería pagar si se hubieran obtenido en territorio español dichas rentas, aplicando el tipo de gravamen de la entidad. La base de la deducción la integra el importe neto de la renta, el impuesto extranjero y la correspondiente retención aplicada.

Para poder aplicarse, es preciso que el porcentaje de participación sobre la filial no residente sea, al menos, del 5%, teniéndose en cuenta en el cálculo de ese dominio tanto la participación directa como indirecta. El crédito fiscal también puede ser aplicado en los 10 ejercicios siguientes.

4.       Deducción por dividendos y participaciones en beneficios.

En este caso, se trata de evitar la doble imposición económica internacional cuando la matriz española recibe dividendos o participaciones en beneficios de sus filiales extranjeras, de forma que el beneficio que ya tributó en la filial en el país donde opera, así como el correspondiente dividendo, no vuelva a gravarse en España cuando lo recibe y lo integra en sus base imponible.

El importe de la deducción es el importe del impuesto efectivamente pagado por la filial en concepto de los beneficios obtenidos.

El límite de aplicación es el que marca la cuota íntegra que correspondería pagar en España por esas rentas, si se hubieran obtenidas en territorio español. Todo lo que supere este límite se considera no deducible.

Para poder aplicarse, es preciso que el porcentaje de participación sobre la filial no residente sea, al menos, del 5%, teniéndose en cuenta en el cálculo de ese dominio tanto la participación directa como indirecta. El crédito fiscal también puede ser aplicado en los 10 ejercicios siguientes.

Para finalizar, se esquematiza a continuación el orden de aplicación habitual para aplicar las diferentes deducciones en la cuota íntegra:

  1. Deducciones por doble imposición interna de dividendos y de plusvalías de fuente interna.
  2. Deducción por impuestos soportados.
  3. Deducción por dividendos y participaciones en beneficios.
  4. Bonificaciones que puedan aplicar.
  5. Deducciones por otras actividades, entre las que se encuentran las de I+D+i.
  6. Retenciones, ingresos a cuenta, etc.
  7. Regularizaciones de incentivos fiscales indebidamente disfrutados en ejercicios anteriores.

Deja un comentario

Archivado bajo Deducciones, Fiscalidad