Archivo de la etiqueta: Fiscalidad

Mecanismos para evitar la doble imposición internacional

El fundamento de los mecanismos que se exponen a continuación obedecen a evitar que las rentas o dividendos tributen dos veces debido al origen de las actividades y situación de las empresas, sobre todo en el ámbito internacional, donde se da habitualmente el caso de que por sus actividades tributan en los países donde las desarrollan y, posteriormente, deberían tributar en España que es donde se encuentra la empresa matriz. En general se habilitan dos tipos instrumentos: las exenciones (denominado método de exención) y las deducciones (denominado método de imputación).

El método de exención consiste en que las rentas que recibe la empresa matriz de las sociedades del exterior no se integren en su base imponible. El objetivo, tal y como se ha mencionado en el párrafo anterior, es asegurar que estas rentas tributen únicamente en el país donde se han generado, evitando la doble tributación cuando se integre en la matriz.

En cuanto al método de imputación, en este caso las rentas de las sociedades del exterior sí se integran en la base imponible de la matriz, pero se habilita un mecanismo de deducción de su cuota íntegra para evitar la doble imposición. El valor de la deducción depende de la cuota de la matriz.

Estos dos métodos coexisten en la actualidad, siendo de aplicación sobre dividendos y rentas derivadas de la transmisión de participaciones en sociedades no residentes que cumplan determinados requisitos, así como para las rentas de fuente extranjera obtenidas a través de establecimientos permanentes. A continuación se muestra el mapa de instrumentos disponibles en este caso:

  1. Deducción por impuestos soportados.
  2. Deducción por dividendos y participaciones en beneficios.
  3. Exención por rentas obtenidas a través de establecimiento permanente.
  4. Exención por dividendos y plusvalías de fuente extranjera.

1.       Exención por rentas obtenidas a través de establecimiento permanente.

Tal y como se apuntó inicialmente, existe la opción de no integrar las rentas obtenidas por el establecimiento permanente (EP) en la base imponible. El carácter de EP viene dado por lo definido en los convenios de doble imposición (CDI) que España tiene suscritos con la mayoría de los países de la OCDE, y en caso de que éste no exista, se considera EP cuando se dispone de instalaciones o lugares de trabajo de forma continuada, esto es, que cuente con oficinas, talleres, almacenes, o en el caso de obras, instalación o montaje cuando éstas tengan una duración superior a los 6 meses.

Para poder aplicar esta exención, se debe cumplir lo siguiente:

  • La exención requiere que al menos el 85% de los ingresos del ejercicio corresponden con rentas empresariales obtenidas en el extranjero.
  • El EP no reside en un paraíso fiscal.
  • El EP ya ha sido gravado por un impuesto similar al IS en el país donde está operando.

2.       Exención por dividendos y plusvalías de fuente extranjera.

Tratándose de rentas generadas en la transmisión de participaciones en otras entidades no residentes, siempre resulta más ventajoso fiscalmente aplicar el régimen de exención cuando tales rentas son positivas y, por el contrario, integrarlas en la base imponible y no aplicar la exención cuando son negativas.

En el supuesto de dividendos de fuente extranjera igualmente es más ventajoso aplicar el régimen de exención, excepto cuando su distribución produzca un deterioro de la participación que sea deducible, o cuando existan bases imponibles negativas cuyo plazo de compensación esté próximo a vencer.

En cualquier caso, la opción elegida de tributación, exención o integración en la base imponible con derecho a deducción en la cuota, no puede ser rectificada con posterioridad en sentido contrario al elegido.

Si los dividendos o participaciones en beneficios procedentes de entidades no residentes que no cumplen los requisitos previstos para aplicar la doble imposición internacional, se evita mediante la aplicación de deducciones en la cuota.

Para poder beneficiarse de la exención en este caso, se deben cumplir las condiciones siguientes:

  • El porcentaje de participación sobre la filial debe ser de al menos el 5%, ya sea de forma directa o indirecta, y en el capital o en los fondos propios.
  • Esta participación debe mantenerse al menos durante un año de forma ininterrumpida.

3.       Deducción por impuestos soportados.

En este caso se evita que una misma renta obtenida por una sociedad en el extranjero sea gravada dos veces con un mismo tributo al ser trasladada a España. En este caso, la empresa matriz española integra la renta en su base imponible y puede deducirse de la cuota íntegra del impuesto de sociedades (IS) la menor de estas cantidades:

  • El importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero por razón de gravamen de naturaleza idéntica o análoga al IS.
  • El importe de la cuota íntegra que en España correspondería pagar si se hubieran obtenido en territorio español dichas rentas, aplicando el tipo de gravamen de la entidad. La base de la deducción la integra el importe neto de la renta, el impuesto extranjero y la correspondiente retención aplicada.

Para poder aplicarse, es preciso que el porcentaje de participación sobre la filial no residente sea, al menos, del 5%, teniéndose en cuenta en el cálculo de ese dominio tanto la participación directa como indirecta. El crédito fiscal también puede ser aplicado en los 10 ejercicios siguientes.

4.       Deducción por dividendos y participaciones en beneficios.

En este caso, se trata de evitar la doble imposición económica internacional cuando la matriz española recibe dividendos o participaciones en beneficios de sus filiales extranjeras, de forma que el beneficio que ya tributó en la filial en el país donde opera, así como el correspondiente dividendo, no vuelva a gravarse en España cuando lo recibe y lo integra en sus base imponible.

El importe de la deducción es el importe del impuesto efectivamente pagado por la filial en concepto de los beneficios obtenidos.

El límite de aplicación es el que marca la cuota íntegra que correspondería pagar en España por esas rentas, si se hubieran obtenidas en territorio español. Todo lo que supere este límite se considera no deducible.

Para poder aplicarse, es preciso que el porcentaje de participación sobre la filial no residente sea, al menos, del 5%, teniéndose en cuenta en el cálculo de ese dominio tanto la participación directa como indirecta. El crédito fiscal también puede ser aplicado en los 10 ejercicios siguientes.

Para finalizar, se esquematiza a continuación el orden de aplicación habitual para aplicar las diferentes deducciones en la cuota íntegra:

  1. Deducciones por doble imposición interna de dividendos y de plusvalías de fuente interna.
  2. Deducción por impuestos soportados.
  3. Deducción por dividendos y participaciones en beneficios.
  4. Bonificaciones que puedan aplicar.
  5. Deducciones por otras actividades, entre las que se encuentran las de I+D+i.
  6. Retenciones, ingresos a cuenta, etc.
  7. Regularizaciones de incentivos fiscales indebidamente disfrutados en ejercicios anteriores.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Deducciones, Fiscalidad

Libertad de amortización de activos mineros

Rio_TintoEl artículo 97 del texto refundido de la Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de febrero, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, presenta un importante beneficio fiscal de aplicación para la actividad minera. Dicho artículo recoge lo siguiente:

1. Las entidades que desarrollen actividades de exploración, investigación y explotación o beneficio de yacimientos minerales y demás recursos geológicos clasificados en la sección C), apartado 1, del artículo 3 de la Ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas, o en la sección D), creada por la Ley 54/1980, de 5 de noviembre, que modifica la Ley de Minas, así como de los que reglamentariamente se determinen con carácter general entre los incluidos en las secciones A) y B) del artículo citado, podrán gozar, en relación con sus inversiones en activos mineros y con las cantidades abonadas en concepto de canon de superficie, de libertad de amortización durante 10 años contados a partir del comienzo del primer período impositivo en cuya base imponible se integre el resultado de la explotación, esto es, desde que cada inversión se incorpore a la actividad extractiva.

2. No se considerará entre las actividades mencionadas en el apartado anterior la mera prestación de servicios para la realización o desarrollo de las citadas actividades.

Una vez pasado dicho plazo de 10 años, los importes pendientes de amortizar pasarán a amortizarse según las tablas normalizadas durante el resto de su vida útil.

Los activos mineros que pueden acogerse a estos beneficios son cualquier elemento de esta misma naturaleza relacionado directamente a la actividad minera, salvo los propios yacimientos, los recursos geológicos, la prestación de servicios para la realización de las actividades extractivas (oficinas, vehículos cuyo empleo no pueda justificarse de manera objetiva y exclusiva a la actividad minera, etc.) y los viales interiores.

Es posible que tanto los viales de acceso, la propia mina y activos análogos puedan acogerse a la libertad de amortización, siempre y cuando se pueda justificar de manera objetiva su relación exclusiva y objetiva a la actividad extractiva.

Deja un comentario

Archivado bajo Construcción, Fiscalidad

Métodos de cálculo de los precios de transferencia

El Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, establece en el apartado 4 de su artículo 16 (Operaciones vinculadas) los métodos de valoración admisibles a la hora de determinar el valor normal de mercado (los precios de transferencia), cuestión capital a la hora de desarrollar la cesión de activos intangibles (y su posterior deducción según el artículo 23 de la misma TRLIS), sobre todo cuando se trata de cesión intra-grupo o de soluciones innovadoras. A continuación se desarrollan someramente estos métodos:

Método del precio libre comparable, por el que se compara el precio del bien o servicio en una operación entre personas o entidades vinculadas con el precio de un bien o servicio idéntico o de características similares en una operación entre personas o entidades independientes en circunstancias equiparables, efectuando, si fuera preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de la operación.
Aunque en teoría este método puede utilizarse para todo tipo de operaciones, para que sea efectivo el grado de comparabilidad entre los bienes o servicio debe ser elevado, y esto no siempre es factible, sobre todo cuando se trata de soluciones innovadoras.

Método del coste incrementado, por el que se añade al valor de adquisición o coste de producción del bien o servicio el margen habitual en operaciones idénticas o similares con personas o entidades independientes o, en su defecto, el margen que personas o entidades independientes aplican a operaciones equiparables, efectuando, si fuera preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de la operación.
En este caso, el margen de libre competencia se puede determinar en función del margen de coste incrementado del mismo proveedor en operaciones comparables no vinculadas (comparable interno), o en función del margen de coste incrementado que hubiera obtenido una empresa independiente en operaciones comparables (comparable externo).
En general, este método utiliza los márgenes calculados después de tomar en cuenta los costes directos e indirectos de producción y de entrega, pero antes de tomar en consideración los gastos de funcionamiento de la empresa.
Se empresa mayoritariamente cuando se venden bienes en una operación vinculada en la que el productor no aporta activos intangibles únicos y de valor y no asume ningún riesgo extraordinario, o cuando la operación vinculada consiste en prestar servicios en los cuales el prestatario no aporta ningún activo único y de valor, y no asume ningún riesgo inusual.

Método del precio de reventa, por el que se sustrae del precio de venta de un bien o servicio el margen que aplica el propio revendedor en operaciones idénticas o similares con personas o entidades independientes o, en su defecto, el margen que personas o entidades independientes aplican a operaciones equiparables, efectuando, si fuera preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de la operación.
Este método es de los más útiles cuando se aplica a actividades de venta y de comercialización, como las propias de un distribuidor. En ocasiones, el margen calculado se puede determinar tomando como referencia el margen de reventa obtenido por el propio revendedor sobre artículos comprados y vendidos en operaciones no vinculadas; otras veces, el margen del precio de reventa se calcula tomando como referencia el margen del precio de reventa realizado por empresas independientes en operaciones no vinculadas y comparables.

Existen adicionalmente otros dos métodos suplementarios, que son de aplicación cuando por razones de complejidad, o bien cuando con la información relativa a las operaciones no se puedan aplicar adecuadamente los métodos anteriores:

Método de la distribución del resultado, por el que se asigna a cada persona o entidad vinculada que realice de forma conjunta una o varias operaciones la parte del resultado común derivado de dicha operación u operaciones, en función de un criterio que refleje adecuadamente las condiciones que habrían suscrito personas o entidades independientes en circunstancias similares.
El beneficio conjunto puede ser la cuantía total de los beneficios obtenidos de las operaciones vinculadas, o el beneficio residual que represente el beneficio que no se ha podido atribuir a ninguna de las partes mediante la aplicación de alguno de los métodos de transferencia anteriores. Los beneficios se reparten entre las empresas asociadas en función de una base económica válida que se aproxime al reparto de beneficios que se hubiera esperado entre empresas independientes.
El criterio de reparto debería reflejar las respectivas contribuciones de cada parte a la generación de beneficios de la operación vinculada y ser razonablemente independiente de la formulación de la política de precios de transferencia.

Método del margen neto del conjunto de operaciones, por el que se atribuye a las operaciones realizadas con una persona o entidad vinculada el resultado neto, calculado sobre costes, ventas o la magnitud que resulte más adecuada en función de las características de las operaciones, que el contribuyente o, en su caso, terceros habrían obtenido en operaciones idénticas o similares realizadas entre partes independientes, efectuando, cuando sea preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de las operaciones.

En este caso se determina el margen neto de beneficio que obtiene un contribuyente de una operación vinculada y en compararlo con el margen neto de beneficio obtenido en operaciones no vinculadas y comparables. El margen neto se puede basar en costes o en ventas; los primeros normalmente se utilizan para actividades comerciales, mientras que los segundos son habituales para actividades intensivas en capital.

La principal diferencia de este método con respecto al método del coste incrementado y al de precio de reventa es que la comparación se realiza entre los márgenes de beneficio netos (obtenidos entre operaciones vinculadas y no vinculadas, una vez deducidos los gastos operativos relacionados a la operación), en lugar de comparar el margen bruto del precio de reventa o el margen bruto sobre los costes.

Como nota adicional añadir que, en general, cuando se aplica el método del margen neto de la operación, la comparabilidad funcional es más importante que la comparabilidad de los productos.

Deja un comentario

Archivado bajo Financiación