Archivo de la etiqueta: deducciones

Situación del esfuerzo innovador en Francia

Profundizando en el sistema francés de estímulo a la I+D+i a través de los instrumentos basados en la financiación tanto directa comoindirecta, desarrollados anteriormente, a continuación se analizará su eficiencia y grado de penetración en la industria.

Según el Innovation Union Scoreboard publicado en 2013, Francia se encuadra en la categoría de “Innovation Followers“, ligeramente por encima de la media de la UE-27. Sus puntos fuertes se encuentran fundamentalmente en una elevada cualificación del personal enmarcado en actividades innovadoras (doctorados, tecnólogos, etc.) así como por el potencial de desarrollo en la creación de nuevos mercados y empresas de fuerte carácter innovador, permitiendo ellas compensar la principal debilidad de su sistema, esto es su sistema inversor fuera del marco de I+D+i.

Tomando como referencia el Índice Altran de 2013, el resultado es similar al anterior, ya que Francia ocupa el 6º lugar de potencial innovador, con un índice de 0,676 (este índice representa el grado de aproximación con el país de referencia, en este caso Suecia), viniendo de un 0,696 que tenía en 2012. Asimismo, en cuanto a la inversión del país en I+D con respecto a su PIB, presenta un 2,25% (2,24% en 2012), lo que le deja en un 7º lugar.

Tal y como se refleja en el 8º Eurobarómetro de la Innovación, realizado por AlmaCG, el 32% de las empresas francesas otorgan una importancia fundamental a la innovación como una de las respuestas principales a los desafíos empresariales que presenta la época actual, lo que va en consonancia de los números que presenta el conjunto del país en este ámbito.

El sistema de ayudas indirectas basado fundamentalmente en las deducciones fiscales a la I+D es comúnmente utilizado por las empresas galas; así en este mismo Eurobarómentro se constató que el 64% de los encuestados franceses lo emplean (las micropymes un 47%, las pymes un 66%, las grandes empresas un 74% y más del 92% de los grandes grupos innovadores).

Los últimos datos ofrecidos por el MESR (Ministère de l’Enseignement Supérieur) en relación con la aplicación de las deducciones fiscales (CIR) fue publicado el 17 de julio de 2013 analizando el ejercicio 2011, donde se reflejaba un ascenso hasta las 19.686 empresas y 5.170M€ de deducción. Su crecimiento sigue siendo estable si lo comparamos con las cifras publicadas en mayo de 2012, donde se mostraban los datos correspondientes el año 2010. En ese ejercicio, cerca de 18.000 empresas han aplicado las CIR (un 20% más que en 2008), por valor de 5.050M€.

Como se puede apreciar en la siguiente gráfica, esta tendencia positiva se mantiene desde el inicio de la aplicación de este instrumento, aunque bien es cierto que el ritmo de crecimiento va siendo ligeramente asintótico, tanto en el número de declarantes como de beneficiarios (en el que se eliminan las empresas filiales de los grupos con cuentas consolidadas):

Evolucion_decla_benefEn cuanto a la financiación externa para el desarrollo de proyectos de I+D, se ha evidenciado que presentan un impacto más significativo en las empresas francesas que la media europea; en relación con ello, en la encuesta realizada con motivo del 8º Eurobarómentro, el 50% de las empresas declararon un aumento en los trabajos de I+D en comparación con el 41% del resto de países encuestas. El 66% aumentó del volumen de negocio en nuevas ofertas (contra el 59%). El 70% afirmo un aumento en el número de innovaciones que llegan al mercado (mientras que el resto de países presenta un 60%). La reinversión directa en I+D y patentes son otras dos variables importantes para las empresas francesas, presentando un impacto más relevante que para las empresas encuestadas en el resto de países (40% frente al 36%).

Según el informe publicado en octubre de 2012 por BPIFrance, en el año 2011 se invirtieron 1.250M€ en 844 pymes, lo que supone un incremento de un 12% con respecto a 2010, que presentó un gasto total en I+D de 44.628M€ (según informe de INSEE). Otro dato revelador es el que arroja el informe de julio de 2012 de OSEO, así como en su página web, constatando que se han financiado proyectos de 84.000M€ por un valor total de 31.000M€ (un 5% más que en 2010), cerca de 2.000M€ para proyectos de I+D, 9.000M€ para inversiones, 12.000M€ para financiación junto con inversores privados y otros 8.000M€ en créditos financieros.

Conclusiones

A partir de todo lo anterior, se puede concluir que el sistema nacional de I+D se encuentra plenamente integrado e interiorizado en la industria, mostrándose como un sistema dinámico que busca dar respuesta a las necesidades empresariales, si bien presenta en ocasiones problemas operativos y de aplicación del mecanismo, así como la imposibilidad de considerar en este terreno las actividades de innovación tecnológica, a día de hoy sin apenas instrumentos realmente eficaces para su fomento.

Con todo, Francia sigue mostrándose como un país de referencia en materia de generación de conocimiento, con un progresivo aumento en el número de empresas que acceden al sistema, en el número de proyectos que son financiados y en las ventajas que aporta la utilización de estos recursos.

Deja un comentario

Archivado bajo Innovación, Negociación

Ley de emprendedores: Modificación de incentivos fiscales por I+D

El Proyecto de Ley de Apoyo al Emprendedor y su Internacionalización que se está actualmente tramitando incluye en su articulado algunas modificaciones del artículo 35 de la Ley 4/2004, de 5 de marzo, sobre el Impuesto de Sociedades, esto es, sobre las deducciones por actividades de I+D+i. En su artículo 25 hace referencia a los incentivos fiscales a las actividades de investigación y desarrollo (no hace mención a innovación tecnológica), así como también a las rentas procedentes de determinados activos intangibles, introduciendo la siguiente novedad:

A partir de los periodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2013 se podrá obviar el límite de cuota, pudiéndose aplicar con un descuento del 20% de su importe.  Se establece para ello un límite aplicado e deducción de 3M€, aplicable a I+D+i, y se establece a todo el grupo de sociedades, en el supuesto de entidades que formen parte del mismo según los criterios establecidos en el artículo 42 del Código de Comercio.

Para poder aplicar este nuevo dispositivo es necesario cumplir lo siguiente:

  • Pasar un año al menos desde la finalización del periodo impositivo en el que se ha generado la deducción.
  • Que se destine un importe equivalente a la deducción a gastos de I+D o a inversiones en elementos del inmovilizado material o activo intangible (para I+D) durante 2 años.
  • Que la plantilla media o, alternativamente, la plantilla media adscrita aactividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica no se veareducida desde el final del período impositivo en que se generó la deducción hasta la finalización del plazo de reinversión.
  • Haber recibido el IMV del proyecto.

De todos modos, a esta proyecto todavía le queda mucho camino por recorrer hasta su aprobación definitiva, por lo que es posible que surjan modificaciones (tanto de fondo como de forma) con respecto al texto presentado a día de hoy.

1 comentario

Archivado bajo Deducciones, Fiscalidad

El Patent-Box en las empresas constructoras internacionalizadas

Foto de la setmana 25/01/2013 (4) - Construcció del túnel de la L9 del metro.JPG

Desde principios de la década de los 90, y sobre todo a partir del comienzo del nuevo milenio, hemos asistido a una progresiva diversificación de las líneas de negocio de las empresas constructoras (desarrollando sobre todo líneas basadas en las energías renovables, agua, y concesiones), así como también una salida al exterior en búsqueda de nuevos mercados anticipándose a un -entonces- presumible cambio de tendencia y por una cuestión de minoración de riesgos y aprovechamiento de nuevas oportunidades, tal y como muestra la siguiente gráfica:

evolucion

Estas circunstancias son las que nos llevan a la situación actual, en la que las empresas españolas tienen presencia activa a lo largo de todo el planeta, teniendo sociedades en los países donde están desarrollando su actividad, y representando su mercado exterior ya más del 60% de su facturación en este área, tal y como se refleja a continuación:
distrib

Las empresas españolas han sabido aprovechar esta circunstancia y se encuentran bien posicionadas en el mercado internacional, como demuestra el hecho de que en la lista publicada por ENR-Construction de las 225 principales empresas constructoras en 2012, ya hay 9 españolas (siendo ACS la número 2). Esto es posible gracias a una fuerte vocación internacional, apostando por extender su know-how de forma global, lo que implica tener una gran capacidad y agilidad en el establecimiento de sus centros, rápida inmersión -a todos los niveles- en los países de destino y, por supuesto, una eficiente transmisión del conocimiento a través de sistemas de comunicación multicanal,  para poder llevar a cabo la actividad de las empresas. En la siguiente tabla se muestra la contratación y facturación en los dos últimos años:

areas

Este movimiento irreversible seguirá potenciándose en los próximos años debido a la debilidad de la demanda interna. Según ha publicado el Banco de España en marzo de 2013, la inversión interna en construcción caerá un 10,1% en 2013 y en 2104 un 2,5%. Estos datos son corroborados por el informe publicado por SEOPAN en mayo, constatando que el consumo privado ha descendido en 2012 un 3,1%, el público en un 3,7% y la inversión en un 7,6% (debido fundamentalmente a los retrocesos en bienes de equipo, inversión residencial y en otros edificios y construcciones).

Esta actividad puede acarrear diversas limitaciones en la aplicación de los incentivos fiscales existentes en la actualidad, en función de la estrategia y estructura de la empresa en este contexto. En el ámbito de la I+D+i está cuestión adquiere una importancia capital, habida cuenta de la actual permeabilidad en las fronteras del conocimiento de la empresa, en la línea del paradigma de la innovación abierta desarrollada definido por Henry W. Chesbrough, y del fenómeno de la globalización de la innovación desarrollada por Archibugi et al., que la establecen en tres niveles: la explotación internacional de la tecnología (que incluye la concesión de licencias y patentes o la cesión de activos), la colaboración internacional en ciencia y tecnología (relacionado directamente con la I+D+i de carácter planificado), y la generación global de innovaciones (fundamentalmente la adquisición de conocimiento).

Así pues, por un lado estas empresas se pueden ver encorsetadas por la imposibilidad de recurrir a los dispositivos fiscales relacionados con la I+D+i al tener su actividad en el exterior (aún cuando gran parte del conocimiento que se genera se produce en los centros ubicados en España), mientras por otro ven cómo las obras que están llevando a cabo en otros países llevan asociados la generación de numerosos proyectos de I+D+i (tanto planificados como no planificados, siendo éstos superiores en número y volumen a los primeros), por su singularidad, entidad y condiciones de contorno.

Un mecanismo al que pueden recurrir es la reducción de la base imponible por cesión de activos intangibles (denominado “Patent-Box”), desarrollado por la TRLIS en su artículo 23. Este dispositivo permite un reducción en la base imponible de un 50% del importe de cesión (hasta el ejercicio fiscal en el que se supere 6 veces el valor del activo) permitiéndose la cesión intragrupo, lo que resulta muy atractivo en este caso en el que empresas de un mismo grupo se encuentran ubicadas en distintos países.

Según la Ley de Emprendedores presentada el pasado 24 de mayo pretendía impulsar de forma notable su aplicación, pudiendo incluso aplicar el “Patent-box” por activos adquiridos a terceros, pasando la reducción del 50% al 60% o la eliminación del límite actual. Aunque recientemente se haya paralizado su tramitación, es un hecho que se trata de un dispositivo en evolución y desarrollo, tanto en nuestro país como en los de nuestro entorno que lo están incorporando como Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Reino Unido, Francia o Hungría. En nuestro país, y según los últimos datos publicados por la AEAT correspondientes al año 2010, el sector de la construcción y servicios inmobiliarios se han aplicado este dispositivo obteniendo una reducción cercana a los 5 millones de euros.

De cara a su aplicación es necesario realizar un adecuado estudio del tipo de activo a ceder, del valor del mismo de acuerdo a lo establecido en el artículo 16 del TRLIS, del marco contractual de esta cesión, así como también analizar la rentabilidad de la puesta en marcha de todo el proceso, ya que se deben comprobar los apartados del tipo impositivo del país de la filial, la retención que se les practica a los royalties (la denominada withholding tax) y la posibilidad de aplicar la deducción por doble imposición internacional en la matriz española.

Por último, y dada la creciente actividad de las sociedades establecidas en los países en los que están desarrollando la actividad, esta transferencia de conocimiento y cesión de activos intangibles se está volviendo multidireccional tanto en el seno del grupo como a terceros, con lo que conviene conocer también la posible existencia de este dispositivo en estos países. A continuación se muestra una tabla resumen comparativa, en la que se puede observar además que España presenta uno de los sistemas más atractivos:

areas

Se puede concluir, por tanto, que el “Patent-box” es un dispositivo muy atractivo y con amplio recorrido para las empresas constructoras, dada su situación actual y las perspectivas a corto y medio plazo, pudiendo con ello mejorar la rentabilidad de sus operaciones en el ámbito de la I+D+i –planificada y no planificada-, así como servir de estímulo para el desarrollo de nuevas interconexiones, sinergias y spill-overs entre los diversos agentes implicados.

___________________________

Foto: Medi Ambient Generalitat, distribuida bajo licencia CreativeCommons.

Deja un comentario

Archivado bajo Construcción, Deducciones, Fiscalidad

Políticas de estímulo a la I+D. Incentivos fiscales

Estando con mi querido compañero Alfredo Colombano (recomiendo sinceramente seguir tanto su twitter @colombs como su blog http://www.innovandus.com) mientras éste preparaba una ponencia sobre los diferentes tipos de gestión pública, me estuvo mostrando y explicando los diferentes mecanismos que están aplicando los diferentes estados para intentar potenciar la figura de I+D como motor de crecimiento y competitividad.

Tirando del hilo aprovecho este post para ahondar un poco en los diferentes mecanismos que actualmente establecen los estados para tratar de potenciar las actividades innovadoras.

De forma general se pueden considerar dos estrategias principales de estímulo a la I+D, por un lado a través de ayudas indirectas basadas en la activación de diferentes incentivos fiscales, y por otro lado la relacionada con la creación de las ayudas directas a la ejecución de proyectos.

g5-7-01Fuente: OCDE

Las principales ventajas de los incentivos fiscales para la puesta en marcha de actividades de I+D es su gran versatilidad y facilidad para adaptarse a determinados focos, así como poder dirigirse a un gran número de beneficiarios, lo que fomenta el interés de las empresas y su utilización. Sin embargo, los inconvenientes es el alto coste que supone para la Administración así como la dificultad en poder realizar previsiones de su volumen por adelantado. , existen actualmente cuatro tipos de instrumentos diferentes:

–          Sistemas de amortización acelerada de determinado tipo de activos, como pueden ser maquinaria, equipos, edificios, activos intangibles, etc. que sean empleados en el desarrollo de proyectos de I+D. Italia es uno de los países que lo contemplan.

–          Sistema de deducibilidad especial en el que se puede aplicar por encima del 100% del coste elegible en los gastos de I+D, de acuerdo con niveles fijados y tabulados. El Reino Unido establece dos niveles de deducción especial: 130% con carácter general y el 170% para pymes.

–          Ventajas fiscales en salarios y cargas sociales para personal integrado en actividades de I+D. Holanda permite las deducciones de los costes laborales del personal asignado a proyectos.

–          Deducciones fiscales que permiten minorar el pago de impuestos gracias a la deducibilidad de una parte de los gastos en I+D. En este caso es esencial considerar dos métodos clásicos de determinación de la base de cálculo, o bien el volumen total de costes elegibles relacionados con las actividades de I+D, o bien un esquema incremental que considere únicamente el incremento de los costes de I+D elegibles (esquema más habitual para incentivar un esfuerzo cada vez mayor en I+D por parte de las empresas).

Además de ellos, se puede mencionar un nuevo tipo de incentivo que se ha desarrollado en los últimos años, que es el relacionado con la cesión de activos intangibles (el conocido como “Patent Box”, y del que he hablado en alguna ocasión en este blog), que ha habilitado Bélgica, Luxemburgo o España.

Como es lógico, estos diferentes incentivos no son excluyentes entre sí, sino que pueden ser compatibles y complementarios.

1 comentario

Archivado bajo Deducciones, Fiscalidad

Anteproyecto de la Ley de Emprendedores

Anteproyecto LeyEl pasado viernes 24 de mayo el Consejo de Ministros anunció el anteproyecto de la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización. A lo largo de estos días se ha publicado más información acerca de los diversos puntos que componen este anteproyecto, se han adelantado algunas novedades y concretando detalles que puede contener la reglamentación que desarrollará esta ley. Desde el punto de vista de la financiación de la innovación, y atendiendo a su financiación indirecta como es lógico, el anteproyecto recoge fundamentalmente dos avances con respecto a la legislación actual, relacionado con las deducciones fiscales y la aplicación del patent-box.

Incentivos fiscales a la calidad del crecimiento a través de la innovación empresarial:

Se permite que las deducciones por I+D+i que puedan aplicarse en un ejercicio puedan recuperarse mediante un sistema único en España de devoluciones. Esta deducción no queda sometida a ningún límite en la cuota íntegra del Impuesto sobre Sociedades y, en su caso, se procederá al abono de la deducción por I+D, con un límite máximo conjunto de tres millones de euros anuales, si bien con una tasa de descuento respecto al importe inicialmente previsto de la deducción, siempre que se mantengan las actividades de I+D y el empleo“.

En principio, este cambio entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2013. Tal y como se apunta, lo principal es la eliminación de los actuales límites en la cuota que impedían la aplicación íntegra de la deducción generada. Aunque, eso sí, hay letra pequeña:

  • En primer lugar, porque para recurrir a esta medida debe transcurrir al menos un año desde la finalización del periodo impositivo en el que se generó la deducción, sin que ésta pudiera ser objeto de aplicación. Así, aunque realmente la medida podrá entrar en vigor en el año 2013, habrá que esperar hasta el año 2015 para beneficiarse de esta medida.
  • En segundo lugar, porque se aplicará una tasa de descuento -se está hablando del entorno del 20%- sobre la deducción inicialmente generada, además de justificar la correspondiente reinversión en actividades de I+D durante los 2 años siguientes a la aplicación.
  • En tercer lugar, la plantilla media en I+D no se puede ver reducida durante el plazo marcado en el punto anterior.
  • En cuarto lugar, porque se haya obtenido un informe motivado vinculante (IMV) del proyecto con la calificación de I+D o un acuerdo previo de valoración de los gastos e inversiones del proyecto.
  • Por último, se establece como límite máximo conjunto los 3M€ anuales.

Incentivos fiscales para la cesión de activos intangibles (“Patent Box”)

Se modifica el régimen fiscal aplicable a las rentas procedentes de determinados activos intangibles. En este sentido, se pretende que el incentivo recaiga sobre la renta neta derivada del activo cedido y no sobre los ingresos procedentes del mismo. Se amplía, por otra parte, la aplicación del régimen fiscal, para los activos adquiridos, bajo ciertas limitaciones, y para los supuestos de transmisión de los activos intangibles“.

Los principales cambios introducidos por este anteproyecto de Ley respecto a este dispositivo se encuentran en varios frentes. Por un lado se produce la apertura a la consideración de activo intangible a aquéllos que sean comprados por la empresa a terceros. De este modo, una empresa que desee aplicar la deducción en base a través del “patent-box”, podrá tener en cuenta tanto las cesiones de los activos creados por ellos mismos como de los activos que hayan podido adquirir.

El límite de aplicación general pasa del 50% al 60%, teniendo que mantenerse en el activo durante al menos 2 años, y que no generen otros gastos fiscalmente deducibles. También se elimina el actual límite máximo establecido en la superación de 6 veces el valor del activo. La excepción al límite general, y al hilo de la novedad comentada en el parráfo anterior, en caso de que el activo no sea desarrollado por la empresa la reducción en la integración en la base imponible será del 40%. Según el proyecto de ley presentado el 1 de julio, desaparece este punto que se mencionaba en el anteproyecto de 24 de mayo, y se incluye que la entidad que cede el activo debe haber participado en su creación en al menos un 25% de su coste.

La otra novedad, tal y como se apunta en el comunicado, el incentivo fiscal va a recaer sobre la renta neta derivada del activo cedido y no sobre los ingresos procedentes del mismo, aunque en caso de empresas con una actividad significativa en esta materia este cambio no va a representar un impacto apreciable. Así pues, la renta se calcula restando a los ingresos las amortizaciones, deterioros y otros gastos asociados al activo cedido durante el ejercicio en curso. En caso de no estar activo, se asimilarán estas rentas al 80% de los ingresos por esta cesión.

También se explicita la posibilidad de la cesión intragrupo, que no aparecía en el anteproyecto.

Finalmente, se establece la posibilidad de solicitar a la Administración Tributaria un acuerdo previo de valoración en relación con los ingresos derivados de esta cesión y de sus gastos asociados, así como de las rentas generadas en esta transmisión. Esto significa que se podrá recibir un IMV por parte de la Dirección General de Tributos a partir de la obtención de este acuerdo.

1 comentario

Archivado bajo Deducciones, Fiscalidad, Innovación