Archivo de la etiqueta: Crecimiento

Romper el hielo

Recientemente he leído un post muy interesante en el “El Arte de Presentar“, siempre recomendable, acerca de diferentes estrategias para romper el hielo y salir de nuestra zona de confort en eventos, jornadas de networking, saraos, etc., que tanto incomodan y nos paralizan en muchos casos, sin que podamos vencer ese rozamiento estático transformándonos en estatuas de sal…

Pego a continuación el contenido íntegro por si es también de vuestro interés; la fuente original se encuentra aquí.

Despide a tu cavernícola interior y aprende a ser encantador en cada encuentro con desconocidos

Si quieres llegar lejos en tu carrera profesional, necesitas cultivar las relaciones. Tendrás que asistir a eventos, unirte a nuevas organizaciones, acudir a comidas o cenas, aparecer en fiestas y saraos, tomar café con gente nueva, crear conexiones. En definitiva, tendrás que relacionarte con desconocidos. Aunque parezca increíble, me encuentro a diario con excelentes profesionales en sus campos respectivos incapaces de desenvolverse en estas situaciones sociales. Reaccionan como nuestros ancestros cavernícolas: recelosos de los desconocidos, que tanto podrían ser amigos como enemigos. Mejor cobijarse en el calor del grupo que arriesgarse a intercambios con desconocidos.

Según un artículo firmado por Keith Rollag en la revista Harvard Business Review, estas personas no han aprendido a dominar tres habilidades básicas y críticas: presentarte a ti mismo, recordar nombres y hacer preguntas.

1. Preséntate a ti mismo

Cuando acudes a un evento y no conoces a nadie, ¿te quedas en una esquina con un vaso en la mano? Y si ves a un conocido, ¿corres hacia él respirando aliviado? O nos quedamos solos o rondamos acompañados por conocidos para sentirnos seguros. No nos acercamos a grupos de desconocidos porque tememos interrumpirlos o molestarlos, nos asusta meter la pata al presentarnos o nos aterra la posibilidad del rechazo. Según Keith Rollag, puedes mejorar tus auto-presentaciones de la siguiente manera:

  • Métete en la piel de la otra persona: Los demás también quieren conocer gente nueva y pueden estar en tu misma situación.
  • Practica tu frase de apertura: Escribe algunas buenas frases de apertura sobre ti, sobre tu empresa, sobre el evento; practícalas bien todas; ponlas a prueba con distintas personas en el mismo acto. Verás que, con la práctica, atraparás la atención a la primera.
  • Haz que la otra persona se sienta escuchada, valorada y respetada: Causar una fantástica primera impresión no es cuestión de hablar sobre ti mismo sino de hacer sentir importante a la otra persona. Pregúntale sobre su vida personal o su trabajo, escucha en silencio mostrando interés y vuelve a preguntar. Repítelo todo el rato.
  • Ponlo todo por escrito: Utiliza el sistema que te resulte más cómodo para capturar toda la información que has aprendido de la otra persona y repasa tus notas a menudo.

2. Recuerda los nombres

«Es que soy malísimo para los nombres». ¿Te suena esta excusa barata? No es que seas malo, ¡es que no prestas atención! Las personas nos sentimos más apreciadas por aquellos que recuerdan información crucial sobre nosotros, como nuestro nombre. De esta calidez brotarán con facilidad conversaciones significativas y una mayor confianza. Keith Rollag nos propone los siguientes pasos para mejorar esta habilidad:

  • Comprométete a prestar atención.
  • Repite el nombre durante la conversación.
  • Escríbelo tan pronto como puedas.
  • Estudia tus notas y pon a prueba tu capacidad de recordar cuando tengas un rato.
  • Usa imágenes vívidas: Asocia una imagen de la persona con algún elemento que haga referencia a su nombre.
  • Utiliza chuletas: Cuando sepas por adelantado quién asistirá a un evento social, repasa por adelantado la lista y recuerda sus nombres.

3. Haz preguntas

Cuando llegamos a un nuevo puesto de trabajo u organización, nos cuesta muchísimo hacer preguntas, ¿lo has notado? No queremos incomodar, preferimos callar antes que pedir ayuda, buscamos ocultar nuestra ignorancia. Keith Rollag sugiere las siguientes claves para mejorar nuestras preguntas:

  • Considera qué quieres y por qué.
  • Determina a quién preguntar y si el momento es el adecuado.
  • Haz preguntas cortas y pertinentes.
  • Di «gracias» y cierra el bucle.
  • Cultiva relaciones: Ten alguien a quien acudir inicialmente y no te ancles a él, ábrete a otra gente nueva.

Combate tus viejos hábitos y tus prejuicios sobre los riesgos de relacionarte

Gana confianza con tus presentaciones, con los nombres y con tus preguntas y brillarás en todas las situaciones sociales.

Deja un comentario

Archivado bajo Negociación, Recursos Humanos

La creación de sinergias en las empresas como catalizador del crecimiento

A lo largo del tiempo me he ido encontrando con muchas empresas en las que se encontraban determinados compartimentos estancos en los que apenas sí había contacto con el resto de la empresa, y cuyos únicos objetivos eran casi departamentales, no permitiendo con ello visión de conjunto y una adecuada alineación de intereses.

Muchas veces escuchamos la necesidad de poner el cliente en el centro, aunque a menudo se queda en un slogan más o menos efectivo, sin que haya un segundo paso hacia la traducción en hechos de ese principio. Por lo tanto, se queda en un deseo y no se transforma en objetivo.

Desde mi punto de vista, en primer lugar es fundamental lograr que las diferentes áreas de la empresa se encuentren realmente alineadas, asuman ese principio bajo el objetivo final de mantener su grado de competitibidad, evitar el inmovilismo y el canibalismo intraorgánico. Para lograrlo, el mensaje debe ser claro e inequívoco desde la alta dirección hasta las bases e implicándose en que el mensaje cale, eliminando todos los agentes tóxicos que puedan encontrarse por el camino.

Lograr esto en las organizaciones no es sencillo, ya que en muchos casos los intereses directos son aparentemente contrapuestos y no hay una visión de conjunto que permita desarrollar esta nueva visión.

Sin embargo, aún existiendo cierta comprensión entre las diferentes áreas, la excelencia se logra únicamente cuando los límites se vuelven permeables y se fomenta la colaboración interdepartamental y transversalidad en las acciones. Se trata, en definitiva, de un cambio de paradigma de la estructura clásica de empresa de departamentos a pasar a desarrollar funciones o proyectos dinámicos y estructuras más ágiles que den mejor respuesta a los retos y oportunidades que se puedan presentar, algo que tanto se está comentando en los últimos años, y que realmente responde a una necesidad básica de ofrecer una mejor respuesta a las necesidades planteadas por el mercado.

Por esa razón, habilitar canales de comunicación entre los departamentos que permitan la transmisión de información permitirán elaborar un mapa más definido de la realidad y maximizar los resultados conseguidos gracias a compartir las aptitudes, habilidades y competencias de los diferentes agentes. Y ello debe estar promovido por la cúpula de la organización, siendo ejemplo y referente para el resto de la empresa.

Deja un comentario

Archivado bajo Estrategia

Pasos a seguir en el acercamiento a la financiación de proyectos

A pesar de la difícil situación económica que atravesamos, el mapa de ayudas a la realización de proyectos de I+D es todavía diversa y abundante para las empresas que opten por esta vía como estrategia de crecimiento y posicionamiento. Si bien es cierto que las condiciones de las ayudas existentes no son -ni remotamente- tan atractivas como las conocidas hasta hace poco tiempo (las subvenciones o los préstamos al 0% de interés están dando lugar a préstamos ventajosos en muchos casos), siguen siendo fundamentales para un gran número de empresas que acceden a esta financiación como vía de minoración del riesgo y el importante efecto incentivador que presenta, a todos los niveles.

Dependiendo del tipo de proyecto, del periodo de maduración de la empresa, del sector, y de su implicación en fundamentos relacionados con la innovación abierta, la empresa deberá analizar dentro del mapa de ayudas cuáles pueden representar mayores ventajas para llevar a cabo su proyecto.

Por esa razón es importante analizar los parámetros fundamentales de la empresa y el proyecto a llevar a cabo, tratar de evaluar el potencial innovador y las posibles alianzas que puedan establecer con empresas dentro de la escala de valor o similares a la misma (en este sentido, la pertenencia a clusters, a asociaciones o a través de servicios de consultoría puede ser un catalizador importante para poner en contacto intereses comunes), ya que las ventajas que un proyecto en consorcio puede ofrecer al estado de la técnica es potencialmente muy superior al de los proyectos individuales, además de poder optar a un tipo de ayudas concretas e interesantes.

A la hora de establecer un consorcio, es importante que todos los intervinientes tengan un papel claro y conciso, un rol indispensable en el cumplimiento de los objetivos, que se encuentre suficientemente equilibrado (en función de la tipología del proyecto) en el desempeño de las actividades y en el liderazgo de los paquetes de trabajo, junto con una coordinación dinámica que elimine posibles cuellos de botella que podrán surgir a lo largo de la ejecución del proyecto, y que tendrá un papel importante tanto en la definición del proyecto como en las etapas propias de desarrollo.

En cuanto a los tipos de ayuda existentes, a día de hoy se puede acceder a líneas de CDTI para proyectos en cooperación (INNPRONTA, INNTERCONECTA o de cooperación nacional o tecnológica internacional), convocatorias tipo Avanza, Innpacto, etc., orientadas a la cooperación público-privada, o también apostar por las últimas call del VII Programa Marco (y el próximo Horizonte2020), Life+, etc.

Relacionado con este punto, existen líneas de ayuda centradas en la transferencia de tecnología para mejorar el posicionamiento de la empresa, las relaciones entre potenciales socios y colaboradores y la puesta en valor del conocimiento generado a lo largo del ciclo de vida de la empresa

Si por el contrario la empresa decide afrontar un proyecto individual, el mapa de ayudas sigue siendo interesante en función del campo en el que se encuentre. La línea PID de CDTI se presente con carácter generalista y tiene convocatoria abierta, IDAE presenta ayudas relacionadas con las eficiencia energética, AVANZA tiene una línea también para proyectos individuales relacionadas con las TIC, etc. También las distintas comunidades autónomas disponen de líneas de ayuda específicas para la ejecución de proyectos de I+D+i, normalmente con un alcance más cercano y con riesgos tecnológicos más limitados.

Desmarcándose de proyectos cerrados y centrándose más en la puesta en marcha de la empresa, de una línea de I+D+i interna o de un nuevo modelo de negocio nos podemos encontrar con otro tipo de ayudas regionales (como las propuestas por las cámaras de comercio), préstamos de organismos como ENISA o las ayudas tipo NEOTEC de CDTI para potenciar empresas con clara vocación tecnológica y que apuestan por empresas jóvenes de carácter innovador.

Siguen existiendo ayudas orientadas a potenciar el tejido industrial de las regiones, como pueden ser Reindus, Incentivos Regionales o Competitividad, a las cuales pueden acceder las empresas que tengan previsto una importante inversión de equipamiento, instalación, y que contribuyan al cumplimiento de los objetivos de los programas.

Por último, es relevante la trascendencia que las ayudas directas a la contratación de doctores y tecnólogos como investigadores tiene para apalancar en materia de I+D, y que contribuyen de forma decisiva a aumentar el know-how de la misma y al crecimiento tecnológico de la empresa.

Deja un comentario

Archivado bajo Financiación, Innovación

El proceso equitativo en la organización

Hablaban W. Chan Kim y Renée Mauborgne en su libro “La estrategia del océano azul” del proceso equitativo (cuya finalidad es incorporar a toda la organización en la ejecución de una nueva estrategia) y de los efectos sobre las actitudes  el comportamiento de las personas, cuya importancia es capital a la hora de llevar a cabo un plan perfectamente definido y detallado que tiene la finalidad  de mejorar el posicionamiento de la empresa a partir de la innovación en valor creada.

Para llevar a cabo este proceso equitativo es fundamental contar con tres principios fundamentales que servirán de ejes nucleares interrelacionados entre sí, que de una forma u otra ya han sido tocados en anteriores posts:

PARTICIPACIÓN

Es claro que para lograr el éxito en cualquier aventura es necesario contar con la participación activa de toda la organización, sobre todo cuando lo que está en juego es el desarrollo de una nueva estrategia que por lo tanto afectará a toda la empresa.  Por esa razón es necesario contar con todos y cada uno de sus miembros, utilizando para ello los diferentes mecanismos existentes (de forma directa, a través de mandos intermedios, utilizando como catalizadores a los agentes influyentes, etc.).

Incluso esta participación puede llevarse al estadio de generación de la estrategia, intentando hacer de los miembros de la organización colaboradores en su desarrollo, puesto que muchos de ellos incorporan una visión diferente, nueva y global de la realidad, que puede ser muy enriquecedora a la hora de generar y dar forma a la nueva estrategia.

EXPLICACIÓN

La mejor herramienta para lograr la participación es el uso de la palabra, intentando motivar desde la transparencia y honestidad los objetivos creados y el camino que se desea desarrollar. Además, se debe razonar de las causas que han provocado el desarrollo de esta nueva estrategia, y transmitir la consideración realizada de las aportaciones de la organización en su confección, así como en los retos a los que se enfrentan.

EXPECTATIVAS CLARAS

Lo anterior no sirve si no se establecen unos objetivos claros que deriven en una serie de indicadores y variables que forman parte del nuevo marco de actuación definido. Para poder contar con la complicidad de todo el equipo, es indispensable que actúen con seguridad y tranquilidad en esa salida de su posición de confort; en este proceso se deben tener claros los objetivos individuales que recaen sobre cada uno y cuáles son sus nuevas funciones y responsabilidades.

Los efectos que se logran con la aplicación de estos tres principios son los siguientes:

CONFIANZA Y COMPROMISO

En la medida que el trabajador observa que es tenido en cuenta y que es tratado como una parte importante de la organización, podrá desarrollar su actividad con mayor solidez y entrega, ya que es consciente de los parámetros y límites de actuación establecidos.

COOPERACIÓN VOLUNTARIA

En la medida que la persona se siente escuchada y valorada, aumentará su sentimiento de pertenencia e implicación en los objetivos globales de la organización, puesto que son solidarios a sus propios objetivos individuales, actuando con ello con mayor generosidad y entusiasmo.

SUPERACIÓN DE LAS EXPECTATIVAS

Como parte de ese nuevo sentimiento de importancia activa desarrollada, aumentará de forma notable su proactividad en beneficio de los objetivos finales de la organización, ya que no la sentirá como algo ajeno a su propio desarrollo, sino que lo entenderá como un conjunto único e indivisible.

2 comentarios

Archivado bajo Estrategia, Liderazgo

La gestión de la innovación

Abrimos una serie de post relacionados con la introducción y desarrollo de una estrategia de innovación integral en empresas con limitada “tradición” en el mundo de la I+D+i.

En los últimos años se ha ido generalizando en las empresas españolas el conocimiento de diversas herramientas de éstimulo a la realización de actividades de I+D+i. Conceptos como las deducciones fiscales, patent-box, activación de gastos de I+D, etc., van formando parte del lenguaje común no sólo ya de fiscalistas, sino también de  técnicos y responsables del área de I+D+i e incluso de responsables de proyectos.

Sin embargo, existe una ventaja mucho más importante que aplicar los artículos 23 o 35 del texto refundido de la Ley del Impuesto de Sociedades, pero que muy a menudo queda en un segundo plano, o incluso no llega a elevarse nunca hasta un plano de consciencia, y es el efecto de capitalización del conocimiento y los efectos de arrastre que conllevan. De cara al establecimiento de una cultura innovadora en el seno de toda la organización es necesario estimularlo y canalizarlo adecuadamente.

pero ¿qué significa todo esto?

En primer lugar, para poder alcanzar estos objetivos es preciso que la estrategia de innovación definida sea coherente con los principios de la empresa, esto es, que se encuentre integrada con su politica y que cuente con una visión cercana a negocio. Ello no significa necesariamente que todo pase por pequeños avances evolutivos en los productos o procesos existentes, sino que los trabajos de innovación disruptiva que se puedan poner en marcha estén alineados con los objetivos de la empresa.

Por otro lado, la empresa debe disponer “al servicio” de la innovación los recursos necesarios para poder llevar a cabo la gestión, transmisión y aplicación del conocimiento generado. Este punto es realmente clave, ya que es lo que permitirá que la cultura de la innovación penetre en todas las capas de la organización.

La aplicación de estos principios son el fundamento para poder llegar al estado de que las innovaciones no planificadas puedan ser afloradas e incorporarse al know-how de la organización. Este estado supone la participación activa de todos, y para que pueda tener éxito, todos deben estar implicados y motivados para dejarse seducir por la innovación. Y para crear este sentimiento, la empresa tiene mucho que decir.

1 comentario

Archivado bajo Estrategia, Gestión del conocimiento, Innovación