Archivo mensual: septiembre 2014

Instrumento pyme. Análisis de resultados de la primera convocatoria

CDTI acaba de publicar un análisis de los resultados de la primera convocatoria de Instrumento Pyme, en el que se muestran algunos datos relevantes y significativos:

  • Se han aprobado 155 propuestas, de 2.602 analizadas (un 5,95%).
  • Hay proyectos aprobados en todos los topics, pero es indicativo que en espacio, salud, seguridad y transporte se han aprobado todos los proyectos que han superado el umbral.
  • España es el país que más propuestas tiene financiadas: 39 (25,1% del total).
  • España, Reino Unido e Italia copan más del 54,8% de todas las propuestas aprobadas. Se muestra a continuación la distribución de propuestas aprobadas por país beneficiario:
Distrib_Proy

Fuente: CDTI

  • A pesar de que la convocatoria tiene una orientación hacia los proyectos individuales, se han financiado 7 proyectos en consorcio.
  • Se constata que no el tiempo de vida de la empresa, o su tamaño, no son factores determinantes para la obtención de la financiación. Tal y como apuntó CDTI en numerosas ocasiones, el punto clave es el proyecto y su ambición de ser carácter estratégico para el crecimiento.
  • Por CCAA, Madrid (7), Catalunya (7) y Comunitat Valenciana (6) son las que más proyectos financiados tienen en cartera:
Fuente: CDTI

Fuente: CDTI

Finalmente, se extraen algunas conclusiones o “lecciones aprendidas” de esta primera oleada de propuestas:

  1. Las propuestas deben desarrollar e incluir un sólido modelo de negocio. Tal y como se explicó en diferentes foros, el proyecto innovador debe estar en una fase cercana a mercado y por tanto debe haber un sólido estudio de mercado de la solución.
  2. Se debe convencer al evaluador de la capacidad de la compañía para llevar a cabo con éxito el proyecto y su puesta en el mercado. Debe potenciarse el carácter diferenciador.
  3. Justificar adecuadamente las diferencias con el estado de la técnica, y describir en detalle las soluciones existentes en el mercado, para poder evidenciar el salto cualitativo que se pretende dar. En todo momento se debe incluir información relevante, coherente y cuantificada; la limitación de espacio obliga a ser lo más preciso y sólido posible.
  4. Ese salto cualitativo con respecto al mercado debe ser objetivo y evidente, incluyendo su magnitud y mostrando las aspectos más relevantes que la empresa puede aprovechar para lograr ese crecimiento exponencial esperado.
  5. El plan de comercialización debe ser sólido y preciso. No es suficiente una buena idea. Y debe ser ambicioso -y realista-, de modo que sea fundamental que tiene la empresa para su crecimiento estratégico. Por tanto, se manifiesta la importancia que este punto tiene en la evaluación, razón por la que no debe enfocarse únicamente al apartado técnico del proyecto.
  6. Debe manifestarse una alta involucración del equipo directivo de la PYME durante toda su preparación, para demostrar que se trata de una verdadera propuesta de negocio.
  7. Por supuesto, solamente se debe llamar a la puerta de Instrumento Pyme cuando se den todas las circunstancias anteriores. De lo contrario, no vale la pena intentarlo y es mejor acudir a otras vías de financiación.

El listado de todos los beneficiarios los podéis consultar aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Ayudas

Cambio de estado

Después de un par de meses de ausencia, vuelvo a sentarme frente al ordenador intentando ir recobrando la normalidad. Ha sido un tiempo de diáspora y de alta intensidad emocional que habrá de marcar un cambio vital sin duda. Un verano donde todo se ha movido y, por primera vez, me he tenido que enfrentar a los miedos de la pérdida, a la incertidumbre del futuro, al pago de altos peajes, al desasosiego y el desconsuelo por las cosas malas que nos ocurren, a la esperanza y la alegría por lo bueno que viene. Y es la primera vez que se trataba de sentimientos sobre los que no tenía dominio ya que no nacían en mí ni tampoco podía gestionar, no sé si me explico. Afortunadamente poco a poco se va superando y el tiempo se encargará de ir dulcificando el recuerdo y lo que nos queda se encargará del resto.

Estos meses de hospitales, de noches sin dormir, de médicos, de urgencias, salas de espera, operaciones, salas de reanimación, habitaciones numeradas, terapeutas, fisios, turnos de visita, desinfectantes de mano… han sido una fuente infinita de aprendizaje y también de sorpresas -más que agradables la mayoría- y alguna decepción -que son rápidamente olvidables y prescindibles-.

Para poder soportar toda esa tensión elegí pasar de puntillas por la vida, como mero mecanismo de supervivencia. Posiblemente no es la decisión más acertada, pero esa especie de estoicismo imperturbable fue capital para mantener la calma cuando todo se tambaleaba. Nunca he sido un optimista patológico (es más, no suelo simpatizar con esa visión del todo va a ser genial), así que lo que más me ha ayudado fue ir quemando subetapas o poner pequeños objetivos sin pensar en el proceso global o en el final del camino.

Reposicionar las prioridades, volver a medir las responsabilidades y la importancia de las tareas. Lo estúpido que te sientes al recordar lo mucho que te afectaban algunas decepciones laborales o personales…. no hay mejor medicina que la perspectiva para curar esos males.

También el sentirte tan pequeño, ser consciente de que no tienes ninguna respuesta ni capacidad de cambiar la realidad es algo que nunca había sentido tan de cerca. Acompañar, simplemente, y no pretender hacer más.

Y por supuesto, volver a sentir la generosidad de los demás, personas de muy cerca y de más lejos, que demuestran su calidad humana y su humanidad, yendo mucho más lejos de lo que en principio se espera. Reconforta y da calor, y permita darme cuenta de lo mezquinos que podemos llegar a ser inventándonos problemas y lo poco que significan cuando llega de verdad la batalla.

Una vez que se pagan esos peajes toca pasar página, quedarse con esas lecciones aprendidas y disfrutar de lo que tenemos y hemos reconocido, que es mucho y muy bueno. Dejar que el tiempo haga su trabajo y saborear al máximo cada novedad, cada nueva experiencia, cada rutina.

2 comentarios

Archivado bajo Gestión del conocimiento