El camino hacia la innovación abierta (I)

Cambiar la estrategia de una empresa basada en la innovación cerrada a un escenario de innovación abierta no es sencillo ni inmediato, aunque se ha constatado que es un ejercicio necesario para asegurar la viabilidad de su permanencia en el mercado.

El primer estadio del proceso es cuestionarse de forma objetiva la idoneidad del statu quo previo, ya que solamente desde el convencimiento esta diáspora que se pondrá en marcha tendrá opciones de éxito. Para ello puede ayudar plantearse las siguientes cuestiones:

  • La disponibilidad de conocimiento en el mercado y el nivel de rotación de los trabajadores capacitados de la organización. Estas dos circunstancias hacen que la permeabilidad de las paredes de conocimiento entre la empresa y el entorno sean hoy en día apenas perceptibles. En este aspecto, comprobar la interacción entre el conocimiento de la empresa con el desarrollado por universidades y centros tecnológicos puede contribuir a ubicar la empresa en el universo del conocimiento.
  • En el caso de las pymes, EBT’s y start-ups, el creciente mercado de capital riesgo (aunque muy limitado todavía en nuestro país), puede actuar de catalizador para la creación de un buen número de competidores de nuestra empresa, a partir de poseedores del conocimiento ya provenga de la competencia, de universidades o de la propia empresa. Por ello se pude analizar el nivel de actividad de estos inversores en el sector, así como el papel que han desempeñado estas empresas en los últimos años, y comparar nuestro modelo de negocio con el de estas nuevas empresas.
  • Comprobar si todo el conocimiento generado ha sido concluido y explotadas o por el contrario existe a día de hoy una parte de ellas guardadas en un cajón porque bien no fuesen consideradas estratégicas o bien porque no se disponía de las capacidades para llevarlas a la práctica. De forma complementaria se puede analizar si estas innovaciones forman parte de la propuesta clave de valor para el mercado objetivo.
  • El conocimiento de valor añadido adquirido por el resto de agentes presentes en la cadena de valor puede comprometer el desarrollo propio de la organización, minorando el valor de la propuesta de la empresa y el salto cualitativo de las innovaciones desarrolladas de forma cerrada. En este sentido, puede analizarse el mapa de los desarrollos alcanzados por el sector en los últimos años para poder posicionar a la empresa, así como comprobar cómo éstos han podido influir en el modelo de negocio.

Tal y como afirma el profesor Henry W. Chesbrough “Las compañías deben estructurarse a sí mismas para manipular estos fondos de saber diseminados, en lugar de ignorarlos en beneficio de sus propias agendas. Cada vez más, las compañías tendrán que dejar de almacenar sus tecnologías hasta que sus propios negocios puedan hacer uso de ellas. Si una compañía no explota sus propias ideas a toda prisa, podría perderlas a manos de organizaciones externas”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Estrategia, Innovación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s