Los agentes nocivos en las organizaciones

Gestionar un grupo de personas no es sencillo, eso es evidente. Se deben negociar las ambiciones de sus miembros, sus vicios, sus capacidades, etc., en busca de un objetivo superior y que debe ser común. Buscar la complicidad y confianza de todos es una caracterísitica común en cualquier equipo de trabajo que procure ser de alto rendimiento.
Ocasionalmente en los equipos aparecen agentes toxicos que perturban el ambiente y provocan tensiones  dificultando la consecucion de los objetivos del proyecto, que desestabilizan el funcionamiento del equipo y minan la moral y espíriu de sus miembros. Normalmente se trata de seres con ambición únicamente por la ambición, lo cual no es más que una forma de intentar disimular la falta de voluntad (incluso de talento y capacidad) de llevar a cabo la suma y la creacion de sinergias para logar la consecucion de objetivos.

En este punto se encuentra una de las funciones clave que un buen gestor debe tener interiorizada, esto es, observar e identificar la existencia de este agente y tratar de reconducir la situación, y en caso de no ser posible, extirparlo y eliminarlo. Mirar hacia otro lado, mantenerse en una postura de inaccion o moverlo hacia otro lugar para que no moleste tanto -todavía peor sería promocionarlo-, no solucionará el problema sino que lo perpetua y lo agrava, puesto que su actitud la considera avalada por el gestor y se sentirá respaldado.

Otras veces, incluso, ante esta situación el gestor trata de realizar movimientos y reacondicionamientros entre las partes sanas del equipo en busca de un nuevo equilibrio del ecosistema, cuyo resultado más probable es el desequilibrio -todavía más evidente- en su funcionamiento. La máxima de “no toques lo que funciona” es también aplicable a estos casos.

El gestor debe entender que los equipos no son un grupo de amigos que se reunen para pasar el tiempo y hacer cosas juntos, sino que se trata un grupo de personas alineadas en torno a un objetivo común, y por esa razón debe saber que en ocasiones tendrá que tomar decisiones impopulares y difíciles, pensando en todo momento en los objetivos a cumplir y en el bien del equipo y de la organización, sin quedarse en el plano personal.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Liderazgo, Recursos Humanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s