Industria extractiva. Libertad de amortización y factor de agotamiento (III)

Como regla general, las empresas encuadradas en las secciones anteriores, podrán reducir la base imponible en un 30% en el importe de las cantidades que destinen a la explotación de yacimientos mineros (diferentes al simple tratamiento, beneficio o transformación de materias primas minerales). Para determinar la base imponible, cuando haya diferentes actividades, se deberá realizar una contabilidad separada para poder identificar los ingresos y gastos de la actividad con derecho a factor de agotamiento.

Como excepción a esta regla, las entidades dedicadas al aprovechamiento de materias primas minerales prioritarias según el Plan Nacional de Abastecimiento (Fosfatos, carbones, uranio, níquel, aluminio, asbestos, cromo, manganeso, titanio, cobre, estaño, hierro, plomo, recursos geotérmicos, potasas, pizarras ornamentales, fluorita, caolín, mármol, granito, magnesita) pueden optar por un factor de agotamiento de hasta el 15% del valor de los minerales vendidos, considerándose también como tales aquéllos consumidos por las mismas empresas para su posterior tratamiento o transformación. En ningún caso podrá ser superior a la base imponible correspondiente al tratamiento, transformación, comercialización y venta de las sustancias obtenidas de los aprovechamientos señalados y de los productos que incorporen dichas sustancias y otras derivadas de ellas.

Estas cantidades sólo podrán ser invertidas en gastos, trabajos e inmovilizados directamente relacionados con las siguientes actividades (siempre relacionadas directa y objetivamente con la propia actividad extractiva):

–          Exploración e investigación de nuevos yacimientos minerales.

–          Investigación para la mejora de la recuperación o calidad de los productos.

–          Suscripción o adquisición de valores representativos de capital social de determinados tipos de empresas.

–          Investigación para un mejor conocimiento de las reservas del yacimiento en explotación.

–          Laboratorios y equipos de investigación aplicables a las actividades mineras de la empresa.

–          Actuaciones comprendidas en los planes de restauración sobre gestión de residuos y de protección y rehabilitación del espacio afectado por la actividad minera.

Estas inversiones deben realizarse en un plazo de 10 años, contados a partir de su conclusión, recogiéndose en las memorias de los 10 ejercicios siguientes. En cada periodo, se deben incrementar las cuentas de reservas en el mismo importe que se redujo la base imponible en concepto del factor de agotamiento comentado (únicamente se podrán disponer libremente de estas reservas en la medida que se vayan amortizando las inversiones, o una vez pasados 10 años desde que se suscribieron las correspondientes acciones o participaciones financiadas con dichos fondos).

En ningún caso se podrán acoger estas inversiones a las deducciones por I+D+i.

A continuación se muestran los datos correspondientes a las empresas que se han acogido al factor de agotamiento:

FA

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Construcción, Fiscalidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s