Métodos de cálculo de los precios de transferencia

El Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, establece en el apartado 4 de su artículo 16 (Operaciones vinculadas) los métodos de valoración admisibles a la hora de determinar el valor normal de mercado (los precios de transferencia), cuestión capital a la hora de desarrollar la cesión de activos intangibles (y su posterior deducción según el artículo 23 de la misma TRLIS), sobre todo cuando se trata de cesión intra-grupo o de soluciones innovadoras. A continuación se desarrollan someramente estos métodos:

Método del precio libre comparable, por el que se compara el precio del bien o servicio en una operación entre personas o entidades vinculadas con el precio de un bien o servicio idéntico o de características similares en una operación entre personas o entidades independientes en circunstancias equiparables, efectuando, si fuera preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de la operación.
Aunque en teoría este método puede utilizarse para todo tipo de operaciones, para que sea efectivo el grado de comparabilidad entre los bienes o servicio debe ser elevado, y esto no siempre es factible, sobre todo cuando se trata de soluciones innovadoras.

Método del coste incrementado, por el que se añade al valor de adquisición o coste de producción del bien o servicio el margen habitual en operaciones idénticas o similares con personas o entidades independientes o, en su defecto, el margen que personas o entidades independientes aplican a operaciones equiparables, efectuando, si fuera preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de la operación.
En este caso, el margen de libre competencia se puede determinar en función del margen de coste incrementado del mismo proveedor en operaciones comparables no vinculadas (comparable interno), o en función del margen de coste incrementado que hubiera obtenido una empresa independiente en operaciones comparables (comparable externo).
En general, este método utiliza los márgenes calculados después de tomar en cuenta los costes directos e indirectos de producción y de entrega, pero antes de tomar en consideración los gastos de funcionamiento de la empresa.
Se empresa mayoritariamente cuando se venden bienes en una operación vinculada en la que el productor no aporta activos intangibles únicos y de valor y no asume ningún riesgo extraordinario, o cuando la operación vinculada consiste en prestar servicios en los cuales el prestatario no aporta ningún activo único y de valor, y no asume ningún riesgo inusual.

Método del precio de reventa, por el que se sustrae del precio de venta de un bien o servicio el margen que aplica el propio revendedor en operaciones idénticas o similares con personas o entidades independientes o, en su defecto, el margen que personas o entidades independientes aplican a operaciones equiparables, efectuando, si fuera preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de la operación.
Este método es de los más útiles cuando se aplica a actividades de venta y de comercialización, como las propias de un distribuidor. En ocasiones, el margen calculado se puede determinar tomando como referencia el margen de reventa obtenido por el propio revendedor sobre artículos comprados y vendidos en operaciones no vinculadas; otras veces, el margen del precio de reventa se calcula tomando como referencia el margen del precio de reventa realizado por empresas independientes en operaciones no vinculadas y comparables.

Existen adicionalmente otros dos métodos suplementarios, que son de aplicación cuando por razones de complejidad, o bien cuando con la información relativa a las operaciones no se puedan aplicar adecuadamente los métodos anteriores:

Método de la distribución del resultado, por el que se asigna a cada persona o entidad vinculada que realice de forma conjunta una o varias operaciones la parte del resultado común derivado de dicha operación u operaciones, en función de un criterio que refleje adecuadamente las condiciones que habrían suscrito personas o entidades independientes en circunstancias similares.
El beneficio conjunto puede ser la cuantía total de los beneficios obtenidos de las operaciones vinculadas, o el beneficio residual que represente el beneficio que no se ha podido atribuir a ninguna de las partes mediante la aplicación de alguno de los métodos de transferencia anteriores. Los beneficios se reparten entre las empresas asociadas en función de una base económica válida que se aproxime al reparto de beneficios que se hubiera esperado entre empresas independientes.
El criterio de reparto debería reflejar las respectivas contribuciones de cada parte a la generación de beneficios de la operación vinculada y ser razonablemente independiente de la formulación de la política de precios de transferencia.

Método del margen neto del conjunto de operaciones, por el que se atribuye a las operaciones realizadas con una persona o entidad vinculada el resultado neto, calculado sobre costes, ventas o la magnitud que resulte más adecuada en función de las características de las operaciones, que el contribuyente o, en su caso, terceros habrían obtenido en operaciones idénticas o similares realizadas entre partes independientes, efectuando, cuando sea preciso, las correcciones necesarias para obtener la equivalencia y considerar las particularidades de las operaciones.

En este caso se determina el margen neto de beneficio que obtiene un contribuyente de una operación vinculada y en compararlo con el margen neto de beneficio obtenido en operaciones no vinculadas y comparables. El margen neto se puede basar en costes o en ventas; los primeros normalmente se utilizan para actividades comerciales, mientras que los segundos son habituales para actividades intensivas en capital.

La principal diferencia de este método con respecto al método del coste incrementado y al de precio de reventa es que la comparación se realiza entre los márgenes de beneficio netos (obtenidos entre operaciones vinculadas y no vinculadas, una vez deducidos los gastos operativos relacionados a la operación), en lugar de comparar el margen bruto del precio de reventa o el margen bruto sobre los costes.

Como nota adicional añadir que, en general, cuando se aplica el método del margen neto de la operación, la comparabilidad funcional es más importante que la comparabilidad de los productos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Financiación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s