Pasos a seguir en el acercamiento a la financiación de proyectos

A pesar de la difícil situación económica que atravesamos, el mapa de ayudas a la realización de proyectos de I+D es todavía diversa y abundante para las empresas que opten por esta vía como estrategia de crecimiento y posicionamiento. Si bien es cierto que las condiciones de las ayudas existentes no son -ni remotamente- tan atractivas como las conocidas hasta hace poco tiempo (las subvenciones o los préstamos al 0% de interés están dando lugar a préstamos ventajosos en muchos casos), siguen siendo fundamentales para un gran número de empresas que acceden a esta financiación como vía de minoración del riesgo y el importante efecto incentivador que presenta, a todos los niveles.

Dependiendo del tipo de proyecto, del periodo de maduración de la empresa, del sector, y de su implicación en fundamentos relacionados con la innovación abierta, la empresa deberá analizar dentro del mapa de ayudas cuáles pueden representar mayores ventajas para llevar a cabo su proyecto.

Por esa razón es importante analizar los parámetros fundamentales de la empresa y el proyecto a llevar a cabo, tratar de evaluar el potencial innovador y las posibles alianzas que puedan establecer con empresas dentro de la escala de valor o similares a la misma (en este sentido, la pertenencia a clusters, a asociaciones o a través de servicios de consultoría puede ser un catalizador importante para poner en contacto intereses comunes), ya que las ventajas que un proyecto en consorcio puede ofrecer al estado de la técnica es potencialmente muy superior al de los proyectos individuales, además de poder optar a un tipo de ayudas concretas e interesantes.

A la hora de establecer un consorcio, es importante que todos los intervinientes tengan un papel claro y conciso, un rol indispensable en el cumplimiento de los objetivos, que se encuentre suficientemente equilibrado (en función de la tipología del proyecto) en el desempeño de las actividades y en el liderazgo de los paquetes de trabajo, junto con una coordinación dinámica que elimine posibles cuellos de botella que podrán surgir a lo largo de la ejecución del proyecto, y que tendrá un papel importante tanto en la definición del proyecto como en las etapas propias de desarrollo.

En cuanto a los tipos de ayuda existentes, a día de hoy se puede acceder a líneas de CDTI para proyectos en cooperación (INNPRONTA, INNTERCONECTA o de cooperación nacional o tecnológica internacional), convocatorias tipo Avanza, Innpacto, etc., orientadas a la cooperación público-privada, o también apostar por las últimas call del VII Programa Marco (y el próximo Horizonte2020), Life+, etc.

Relacionado con este punto, existen líneas de ayuda centradas en la transferencia de tecnología para mejorar el posicionamiento de la empresa, las relaciones entre potenciales socios y colaboradores y la puesta en valor del conocimiento generado a lo largo del ciclo de vida de la empresa

Si por el contrario la empresa decide afrontar un proyecto individual, el mapa de ayudas sigue siendo interesante en función del campo en el que se encuentre. La línea PID de CDTI se presente con carácter generalista y tiene convocatoria abierta, IDAE presenta ayudas relacionadas con las eficiencia energética, AVANZA tiene una línea también para proyectos individuales relacionadas con las TIC, etc. También las distintas comunidades autónomas disponen de líneas de ayuda específicas para la ejecución de proyectos de I+D+i, normalmente con un alcance más cercano y con riesgos tecnológicos más limitados.

Desmarcándose de proyectos cerrados y centrándose más en la puesta en marcha de la empresa, de una línea de I+D+i interna o de un nuevo modelo de negocio nos podemos encontrar con otro tipo de ayudas regionales (como las propuestas por las cámaras de comercio), préstamos de organismos como ENISA o las ayudas tipo NEOTEC de CDTI para potenciar empresas con clara vocación tecnológica y que apuestan por empresas jóvenes de carácter innovador.

Siguen existiendo ayudas orientadas a potenciar el tejido industrial de las regiones, como pueden ser Reindus, Incentivos Regionales o Competitividad, a las cuales pueden acceder las empresas que tengan previsto una importante inversión de equipamiento, instalación, y que contribuyan al cumplimiento de los objetivos de los programas.

Por último, es relevante la trascendencia que las ayudas directas a la contratación de doctores y tecnólogos como investigadores tiene para apalancar en materia de I+D, y que contribuyen de forma decisiva a aumentar el know-how de la misma y al crecimiento tecnológico de la empresa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Financiación, Innovación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s