El proceso de las SIMV

De un tiempo a esta parte, estamos asistiendo a importantes cambios en el proceso de las solicitudes de informes motivados vinculantes (SIMV) para proyectos de I+D+i certificados, que han supuesto una vuelta de tuerca al ya de por sí tedioso proceso de obtener seguridad jurídica en la aplicación de deducciones fiscales por actividades de I+D+i al amparo del artículo 35 de la TRLIS.

En el mes de mayo del año pasado el entonces Ministerio de Ciencia e Innovación (Micinn) obligaba a que las SIMV fueran acompañadas de un documento que debían generar las entidades de certificación en formato xml, juntándose entonces con los picos de trabajo correspondientes a la certificación de proyectos al mínimo plazo existente para generar un nuevo procedimiento interno.

La aplicación IMV, el RUS y facilita

El día 14 de julio (recordemos que el plazo para presentar las SIMV finaliza el 25 de julio) el Micinn decidió admitir únicamente las solicitudes en formato digital a través de una a una aplicación Web muy inestable entonces -y ahora-. Para ello se debía subir toda la documentación relativa al proyecto, los certificados emitidos por la entidad certificadora de turno, etc., tal y como se venía haciendo años atrás. La novedad era que en lugar de la presentación en físico, era necesaria la firma digital del representante legal para poder enviar la solicitud. Esto obligaba a obtener la firma digital (el año pasado supuestamente solamente era válida la firma de entidad jurídica, no de persona física), darse de alta en el Registro Unificado de Solicitantes, y firmar la solicitud, lo que no fue sencillo de llevar a cabo en esos días.

Marcha atrás

Debido a la gran incertidumbre generada en las últimas semanas del plazo de la solicitud, y las innumerables caídas de la aplicación, quejas por parte de empresas, consultorías, entidades de certificación, etc., el Micinn admitió el 23 de julio la presentación en papel de las solicitudes, ampliando hasta el 30 de septiembre el plazo para la presentación de estas solicitudes en digital.

Y los xml

Mientras todo esto sucedía, el Ministerio (primero el Micinn, y ahora Mineco) fue definiendo (a través de un aparente proceso de ensayo error) el formato del archivo “xml” que debían generar las entidades de certificadoras para que encajase con la aplicación y estructura del propio Ministerio, algo que por fin se anunció en el mes de julio de 2012, en el que se presenta la mayor parte de solicitudes del ejercicio fiscal natural 2011… así pues, el escenario debía ser que las entidades certificadoras realizases su trabajo de certificación del ejercicio fiscal 2011 junto con los “xml” de 2010. De locos.

El Mineco finalmente autorizó que se entregasen los “xml” el 30 de septiembre de 2012. Durante el mes de agosto (virtualmente inhábil) y septiembre, se han generado todos estos archivos, pero la aplicación sigue estando mucho más tiempo inoperativa que en servicio… por lo que no es descartable una nueva ampliación de plazo.

Conclusión

Después de todo esto me pregunto ¿Es realmente necesario pasar por estos problemas para poder realizar una mera solicitud? ¿Se está facilitando con esto el acercamiento de las empresas a la actividad innovadora? ¿Está la Administración catalizando así  la puesta en marcha de proyectos innovadores con estas acciones? ¿No existe una manera más sencilla de hacer las cosas?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Deducciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s