Gestión de un consorcio

Dentro de los procesos relacionados con la innovación abierta y las nuevas estructuras de desarrollo impulsados desde la Unión Europea, España, etc., cada vez es más habitual la creación de un consorcio, AIE o similar para llevar a cabo un determinado proyecto de I+D+i. Su formación y gestión a lo largo del proyecto es algo en teoría sencillo, evidente; la realidad sin embargo advierte de su complejidad.

Designación clara de roles

Para que el proyecto se pueda llevar a cabo, cada miembro debe tener unas funciones muy claras y un alcance perfectamente delimitado desde su inicio, y por supuesto, su participación debe ser indispensable en el proyecto.

Sistemática de trabajo

Un proyecto en cooperación debe ser potenciado por la generación de sinergias entre sus miembros, de modo que no se limite a la realización de tareas individuales de sus miembros. Un buen mecanismo para lograrlo es sistematizar las acciones de control y seguimiento que exijan la participación de todos sus miembros, ya que redundará en beneficio del propio proyecto y de cada socio.

Gestión de los coordinadores

Ya sean los propios miembros o a través de servicios externos, es importante fijar la figura del coordinador técnico y del coordinador administrativo. Desde mi punto de vista deben recaer en figuras diferentes para poder aprovechar el máximo de las capacidades de cada uno evitando posibles contaminaciones y conflictos de intereses. Cada uno debe tener su rol claro desde el inicio del proyecto.

Definición de objetivos y líneas maestras

Apoyándose en la figura del coordinador técnico, el consorcio en su conjunto debe acordar y asumir los objetivos fundamentales y estrategias básicas del proyecto, sin dejar en sus manos toda la responsabilidad, ya que la participación activa de cada uno es esencial para lograr definir un proyecto coherente y alineado con cada uno de sus miembros.

La esencia es el proyecto

Al final es la clave para que el proyecto tenga verdadero éxito, y en este contexto este éxito es dar un salto cualitativo a nivel de conocimiento. Por eso es más que recomendable trabajar de forma exigente y planificada en el desarrollo del mismo fomentando la participación de todos los socios en su conformación, a través de diversas reuniones de trabajo. En ocasiones se forman agrupaciones accidentales en torno a una determinada convocatoria de ayuda, cuando realmente deberían generarse alrededor de una idea.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Financiación, Gestión del conocimiento, Innovación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s