Cuándo certificar un proyecto de innovación

Es una pregunta muy habitual cuando se habla de deducciones fiscales, y en la que muchos clientes me trasladan sus dudas acerca de la conveniencia de realizar este proceso como paso previo a la aplicación de las deducciones fiscales por actividades de I+D+i. Lamentablemente, y como ocurre tantas veces, no hay una respuesta sencilla y evidente, categórica y objetiva para esta cuestión. Es inevitable estudiar caso a caso para entender qué es lo que más conviene a la empresa en cada momento.

Exertise

El análisis más básico es entender la naturaleza del proyecto, tener la certeza para asignar una categoría al proyecto y las herramientas para defenderla ante una eventual inspección fiscal. Conozco muchas empresas que optan por la vía de aplicación interna de las deducciones porque son los mayores conocedores de las innovaciones en su sector, por lo que se sienten tranquilos a la hora de asignar la categoría y presupuesto de su I+D+i. Normalmente se trata de empresas de importante tradición innovadora y con musculatura en este área.

Análisis

Ampliando un poco el zoom, nos encontramos con el grado de incertidumbre que tiene el proyecto, esto es, que el análisis coste-beneficio induzca a la empresa a decantarse por una de las dos vías. En este punto es cuando los proyectos no planificados (más cercanos al negocio que surgen tras una etapa de identificación y afloramiento) suelen cribarse en certificación o desestimación, sobre todo en el campo de la ingeniería civil y las infraestructuras de transporte.

En este análisis coste-beneficio se encuentra la categoría del proyecto, la existencia de herramientas objetivas de defensa, el presupuesto del proyecto que haga rentable la inversión, etc.

Estrategia

Por último, y con el zoom abierto a escala global, se encuentra la propia estrategia de la empresa en esta materia, y a las posibles obligaciones (contractuales o latentes) que determinen la apuesta por una u otra vía.

En cualquier caso, no se debe perder la perspectiva de las bondades que lleva consigo este proceso, que no se puede reducir únicamente a la aplicación de las deducciones fiscales, sino que  se trata de un importante catalizador en la implantación y desarrollo transversal de una cultura innovadora en la empresa, que actúa como herramienta facilitadora en el anclaje del conocimiento, de generación de sinergias internas y externas… que, en definitiva, contribuirá a la mejora en el posicionamiento de la empresa y a una mejor capacidad de respuesta ante los rápidos cambios del entorno.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Deducciones, Innovación

2 Respuestas a “Cuándo certificar un proyecto de innovación

  1. Anónimo

    un análisis muy certero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s