Introducción a la estrategia del océano azul

El famoso libro escrito por W. Chan Kim yRenée Mauborgne “Estrategia del océano azul” y publicado en 2005 hace un minucioso recorrido por la metodología llevada a cabo por diferentes empresas para lograr un espacio nuevo de negocio en el que no esté sometido a la amenaza de los competidores, sino enfocado a los clientes y a la detección y desarrollo de nuevas oportunidades que no hayan sido abordadas con anterioridad, escapando de esta manera del “océano rojo” existente en el que los competidores son devorados unos con otros. El objetivo es crear una sistemática de trabajo para poder lograr este objetivo.

Uno de los puntos de partida para poder estudiar y crear océanos azules es asumir que ni el entorno es estático ni por supuesto tampoco lo es la posición de la empresa en él. Por eso es necesario crear metodologías que permitan la detección de oportunidades para escapar de esos océanos rojos quitando el foco sobre los competidores para ponerlo sobre los clientes.

La empresa debe establecer en su estrategia un principio básico de innovación en valor, sobre la que debe pivotar el cambio para alcanzar ese océano azul deseado. Dentro de este cambio, no hay que obsesionarse con llegar el primero, sino que lo que hay que intentar es llegar en el momento adecuado.

Gracias a la nueva estrategia definida, la competencia ha dejado de ser el referente, por lo que los esfuerzos ya no estarán orientados a diferenciarse en calidad o en coste, sino que el foco se centra en crear y capturar una nueva demanda al encontrar un nuevo sector no explorado previamente.

En muchas ocasiones, al definir las principales variables de los productos principales la empresa se da cuenta que intenta maximizar muchas de ellas, provocando que al final se encuentre en un término medio que no llegue a satisfacer al cliente y dejando a la empresa en una posición cuestionable cuando menos. Por eso, y a la hora de definir un producto o servicio novedoso conviene centrarse en unas pocas variables que puedan realmente ser maximizadas para establecerse en una posición de liderazgo, y plantearlo desde el punto de vista de las aternativas existentes y de los actuales no clientes, para poder escaparse de esos temidos “océanos rojos”.

De cara a desarrollar esta estrategia tendrá que hacer un ejercicio sistemático de observación a la realidad, más allá de los esquemas tradicionales preestablecidos. Así podrá observar las industrias alternativas y complementarias a las actuales, también a los grupos estratégicos del sector para poder descubrir nuevas oportunidades o a las ofertas que puedan ser complementarias de productos y servicios, explotar las características funcionales o emocionales para los potenciales compradores y por último, también explorar la dimensión del tiempo para poder anticiparse a los cambios.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Estrategia, Innovación, Negociación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s